cabecera_tipográfica_trans

13 octubre 2015

Más de medio millón de árboles para una Sevilla más habitable

La organización Ecologistas en Acción de Sevilla llevará a la Mesa del Árbol — que se convocará en breve tras años de estar desactivada— la necesidad de realizar una fuerte apuesta municipal para “minimizar los efectos de la ciudad sobre el cambio climático y disminuir la huella de oxígeno mediante la plantación de más de medio millón de árboles”. 

Según han explicado hoy los ecologistas en un comunicado, no es suficiente con la reposición de los árboles talado, sino que es necesario la puesta en marcha de medidas como aumentar de manera considerable el arbolado de la ciudad y mermar el número de coches que circulan por ella a diario.

Un árbol maduro, explican, “puede producir oxígeno para diez personas”, sin embargo, “un solo coche consume en una hora el que producen 200 árboles durante todo el día”. Añaden que en Sevilla hay 330.000 coches, que “sólo con que funcionaran media hora al día, consumirían el oxígeno producido por 33 millones de árboles, cuando en la ciudad solo existen 200.000”.

Los ecologistas consideran prioritario el plantar los árboles más adecuados “en cualquier zona de la ciudad apta para mantenerlos”, además de “revegetar los terrenos de titularidad pública, las riberas del río y los arroyos y las márgenes de todos los caminos públicos y vías pecuarias”. Además hacen un inciso especial en el tema de Tablada, para la que piden su transformación en “una selva mediterránea” que permita disponer a la ciudad, “como mínimo, de un árbol por habitante”.

Este ambicioso proyecto de reforestación urbana tendría que ser complementado, en opinión de los ecologistas, por “una apuesta decidida por la reducción del uso del automóvil para los desplazamientos por la ciudad”. Para conseguirlo, se proponen una serie de medidas paralelas que pasan por impulsar un urbanismo de cercanía, que permita que la movilidad obligada sea la menor posible, el fomento de los desplazamientos peatonales y en bicicleta, la apuesta por el transporte público incrementando la velocidad comercial y la fiabilidad de horario de los autobuses mediante la extensión de la red de carriles bus.

Además, consideran de vital importancia el impulsar la demarcación de “Zonas 30” para calmar el tráfico, la limitación del uso del vehículo privado mediante el abandono de políticas que fomentan su utilización como la construcción de aparcamientos rotatorios y el impulso a políticas globales de movilidad y accesibilidad con proyección metropolitana y a largo plazo.