cabecera_tipográfica_trans

14 noviembre 2011

Periodistas por el bocadillo

Cuando la intencionalidad se convierte en la noticia, el periodismo se transforma en un instrumento servil y manipulador que no ofrece a la sociedad servicio alguno, sólo a los poderes que alimentan al plumilla. La noticia siempre debería ser el tratamiento correcto de los hechos con la máxima objetividad posible. Cuando esto no sucede, la información pasa a ser manipulación al servicio de intereses opacos y el periodista un lacayo de los mismos.

Viene a cuento esta reflexión de un artículo aparecido en el boletín oficial del PP diario La Razón titulado “El “paraíso” de las empresas municipales”, donde la intención de alguien llamado M. González Q. es descaradamente latente ya desde el antetítulo. El articulista pretende hacer en él una enumeración de los “privilegios” que conlleva trabajar en una empresa municipal de Sevilla y plantea una serie de datos sesgados e incorrectos de diferentes compañías dependientes del Ayuntamiento.

En lo relativo a Tussam, al menos, se luce y se le ven claramente las intenciones: crear un estado de opinión contrario al estatus de quienes en ella trabajan a base de desinformar y manipular descaradamente la información. El objetivo no es otro que deslegitimar convenios colectivos perfectamente legales que han costado años de luchas y negociaciones donde, como en botica, ha habido de todo.

Lo más curioso de todo es que quien escribe tal apología de la mentira demuestra ser un total desconocedor de la legislación laboral vigente. Se extraña el ínclito junta palabras que el convenio de la empresa municipal recoja que “todo exceso sobre la jornada laboral se abona como horas extraordinarias”, cuando así lo estipula el Estatuto de lo Trabajadores, una ley orgánica por cierto. Lo mismo ocurre con la sorpresa de que se faciliten permisos por estudios o que existan los llamados días por asuntos propios y el descanso intermedio. No sé cómo no ha pedido la revocación ipso facto de los permisos de lactancia.

Incluso levanta su asombro el hecho de que los días señalados del año, esos en los que no trabaja casi nadie, tengan una compensación especial para quien sí tiene la obligación de hacerlo a causa del servicio público que presta. Lo que de verdad causa extrañeza es que no clame al cielo porque se nos paga un salario por hacer lo que hacemos. Está claro que, en su opinión, nada como el convenio colectivo que regulaba las relaciones laborales en las galeras.

Y lo más curioso de todo; ninguna mención a los astronómicos salarios de los directivos y sus privilegios ancestrales, tales como blindajes de contratos por cantidades millonarias y demás barbaridades que esta empresa ha tenido que soportar desde hace lustros. Aquí se ha llevado un gerente cobrando siete años un sueldo 30.000 euros por encima del del presidente del Gobierno y ni una sola mención. Del elenco de directivos que sobrepasan con creces los 60.000 euros al año chitón. Para qué, ésos no son privilegiados.

Una empresa que ha tenido que soportar con cargo a sus cuentas el sobrepeso de las actuaciones inasumibles de una cantidad desmesurada de golfos apandadores que la han situado al borde de la quiebra y al periodista no le merece ni una sola llamada de atención. Pero, sin embargo, es un “privilegio” que sonroja que un trabajador cobre algo más de 27.000 euros al año. Extraordinario ejemplo de profesionalidad la suya.

A este paso, no me extrañaría que en el próximo artículo que le dedique al tema exija la reinstauración del derecho de pernada, con dos cojones. Lo mismo es que ejerce de periodista sólo por el bocadillo del mediodía.

15 comentarios:

Miguel dijo...

Estimado bloguero-administrativo de Tussam:
El sesgo, me temo, aquí sólo es del que lee.Cuando quiera, nos tomamos un café y analizamos párrafo a párrafo. Igual le invito a bocadillos. Quizás su trayectoria como periodista no le dé para un análisis más profundo o quizás se esté dejando llevar por su condición de funcionario de Tussam. El autor -o sea, yo- ni quita ni pone, ni mucho menos sugiere que se eliminen derechos.Se lo analizo, por si sufre usted el estrés típico de los funcionarios. Comienzo diciendo que "con la que está cayendo", trabajar en una empresa municipal es como "el paraíso". Estabildiad y, aparte, unas condiciones que no se dan en la empresa privada. ¿Acaso es incierto? ¿Acaso pone en alguna parte que haya que derogar estos derechos? Eso lo infiere usted por sus prejuicios hacia el medio de publicación, me temo. Lo ideal es que todos los trabajadores nos igualemos al alza. Pero dejando de lado temas como el absentismo y demás, si es posible. Por justicia. Se le nota poco bagaje para ir más allá del chascarrillo. Para ir de Pérez Reverte por la vida, conviene haber trabajado alguan vez en algún medio. Se ve que cubrir los mítines del PSOE e ir por libre en Tussam cuando tiene su contrato más que blindado no da para más. A seguir practicando. Me gustaría poder poner después de la despedida y una coma y "compañero", pero usted, aparte de cubrirse de gloria y demostrar que no tiene ni idea de trabajar en un medio, ha demostrado, de sobra, que no es mi compañero. Salud, y a seguir con el blog, que le está quedando muy resultón.*

Jack Daniel's dijo...

Miguel: Estimado Miguel (ignoro la categoría profesonial suya en el medio a que se refiere). Ya es raro que usted pretenda invitar a bocadillos a uno de los privilegiados de Tussam, de ésos que vivimos en un "paraíso" que sólo usted ve. Lo normal sería que fuese al contrario, dado, como usted mismo dice, "la que está cayendo". La intención que ha tenido al escribir el artículo no hace falta que la explique aquí, basta con leerlo para darse cuenta.
En lo referente a mi trayectoria como periodista, usted mismo, no pretendo competir en ningún momento con el nuevo Kapuscinski, faltaría más. Pero permítame que le haga una observación, si he de decudir la espesura de su trayectoria profesional de la lectura de este artículo, no es la que yo elegiría, por supuesto.
Usted califica como condiciones de "paraiso" las que están recogidas en el Estatuto de los Trabajadores para cualquier trabajador de este país. De donde se deduce que España entera es un paraíso sin igual. Los derechos que se recogen en las leyes orgánicas de este país son una conquista y es un deber de todo ciudadano preservarlos, por si no lo había pensado nunca. La vida y el esfuerzo de muchas personas de bien están detrás de esos logros. Usted no sólo los deslegitima, sino que adopta una actitud irónica y despectiva al escribir sobre ellos. ¿Por cierto, no ha descubierto en su sagaz investigación los más de 116.000 euros que cobraba el anterior gerente, o los más de 6.000 al mes que se llevan buena parte, si no todos, de sus directivos? ¿Eso no ha llamado la atención de su sagacidad de lince?.
Usted ha informado, y no correctamente, sólo de una parte de la realidad que pretendía abarcar. ¿Es eso lo que le enseñaron en la facultad de periodismo? ¿Por qué no indaga sobre los contratos blindados con cantidades millonarias de los directivos? ¿O acaso eso no le parece un privilegio? Usted se regodea atacando al más débil de la historia y deja una parte de la realidad oculta, de manera intencionada. Eso no es periodismo, querido Miguel, eso se llama simplemente trabajar para satisfacer los deseos del que paga. Y no crea que no le comprendo. Sé lo que es trabajar en un medio y he sufrido en mis carnes lo mismo de lo que estoy hablando aquí, sólo que a mí no me publicaban los artículos, porque me negaba a cambiarlos. Así que, no venga a dar lecciones periodísticas a donde nadie se las ha pedido, sólo hay que ver algunos titulares de su blog para percatarse del pie que cojea. Yo he cubrido mítines, entrevistas y encuentros con políticos de todas las formaciones y de todos los colores. La diferencia entre usted y yo es que siempre digo lo que pienso, a pesar de que alguna consecuencia me ha traído, mientras que usted dice lo que le impone el paga, porque si no usted se quedaría mudo.
En cuanto a lo del café, cuando quiera compartimos uno, sin acritud, y conversamos sobre esto y sobre lo divino y humano.
Ah, por cierto, usted tampoco es mi "compañero", ninguno de ellos haría algo parecido a lo que usted ha hecho, se lo aseguro, a pesar de que la mayoría no tiene una licenciatura de cinco años como usted.
Quédese con su medio, o como se llame eso, y avíseme cuando le nominen para el Pulitzer, seguro que le queda poquísimo.

Jack Daniel's dijo...

Miguel: Eso sí, he de reconocerle que al menos ha tenido el detalle de dar la cara, cosa que no es muy frecuente en los tiempos que corren y que yo personalmente le agradezco.

Anónimo dijo...

Por lo que he leido en su artículo, este sujeto solo se ha documentado bien de tussam y lipasam, porque de Giralda tv dá pocos datos numéricos,al igual que de emvisesa, como tu dices grego se le ve el plumero.

saludos grego

Paulo dijo...

Coño hasta los pseudo-periodistas de los periodicos del sistema estan al loro de tu blog... enhorabuena Grego.

Eladio dijo...

Miguel, supongo que usted es el periodista que ha escrito el articulo al que se refiere mi compañero y del que prudentemente ha puesto el enlace para que podamos contrastar todo aquello que se cita en su blog.
He de decirle que tras haberlos leido atentamente los dos, he sacado mis propias conclusiones.Por ello intentaré ser lo más imparcial posible. Vaya por delante que yo al "culpable" de este blog son solo le conozco sino que además de un gran aprecio le guardo un profundo respeto, y que si algo he sacado en conclusión es que las cosas que piensa las dice aunque a mí en concreto, no siempre la haya compartido.
Para empezar, quizá sería un buen comienzo llamar a las cosas por si nombre. Yo, como habrá supuesto soy un conductor de Tussam y para más señas soy uno de esos que se echaron a la calle para denunciar la gran injusticia que se cometio con nosotros, y a día de hoy no he podido entrar de nuevo, aunque por fortuna no me falta mucho. El ganar en torno a los 1300€ mensuales no creo que para un OFICIAL DE 1º CONDUCTOR que es mi categoria profesional, sea mucho, ya que cuando sube mi sueldo es por nocturnidades, festividades, etc,etc... Usted cuando trabaja fuera tendrá dietas, alojamiento, y otras prevendas que le da su profesión, ¿o no?. ¿Yo soy un privilegiado por trabajar en una empresa publica?,¿Es un privilegiado un medico de familia que tras estudiar 8 años gana 3000 euros al mes?. Yo me medi con miles de personas para optar al puesto y luché por él,y mi esfuerzo tuvo la recompensa, recompensa que para mí no era tanto el sueldo, sino la estabilidad,porque al igual que la hormiguita guardé trigo para el invierno...y el invierno llegó y de que forma.
Usted menciona que la masa salarial es de 65 millones, pero echo en falta el dato de que 18 de esos millones se los reparten menos de 200 personas en la empresa, que curiosamente son las de libre designación la gran mayoria así como la cúpula directiva, designación que se hace desde el ayuntamiento, con criterios muchos menos transparentes de como los que se nos aplicaron a nosotros.
Como verá, yo no hago alusión al medio en el que escribe, pues no entraré en juicios de valor, pese a ser consciente que según el medio la línea editorial va en una u otra dirección. Indudablemente, su articulo en mi opinión busca no solo informar sino generar un estado de opinión negativo no solo sobre tussam que es lo que me afecta a mi, sino sobre todas las empresas municipales y públicas. Tras contrastar las numerosas imprecisiones cometidas en lo que a tussam se refiere, supongo que las que afectan al resto de empresas serán numerosas, y es por este motivo por el que no puedo darle credibilidad a lo que dice.
Yo no soy hombre de letras como ustedes, sino de ciencias, y en ciencias las cosas se demuestran. Pues si no lo haces estás abocado a ser considerado un charlatan y nada más. Las peores mentiras son las verdades a medias.
No se tome esto como un reproche, sino como la opinión de alguien que vé como una profesión tan bonita como es el periodismo se ha ido degradanto hasta el punto de ser relegada al chisme y a ejercer de portavoces de los que la manejan para transmitir sus mensajes. Periodistas conozco pocos pero licenciados en periodismo un montón.
Por último, esta linea editorial parece buscar generar envidia al trabajador cercano y hacer pasar desapercibidos a los que realmente nos situaron en esta coyuntura. Esto cada vez generará una brecha social más grande entre clases, donde los ricos serán mas ricos y los pobres más pobres, pero el dia que eso llegue y nos separé ese abismo, quizá no esté usted en el lado que le gustaría estar.
Un saludo

Enrique dijo...

El día 10 de Marzo de 2009 escribí en mi blog: Cuando fluye la baba y el periodismo se acojona la tiniebla va cubriendo el espacio vacío; un territorio abandonado que ocupan pajilleros, reprimidos, grasientos, puteros, siniestros, cobardes y acomplejados, con nombres y apellidos…….: Así comenzaba un articulo un periodista director de una de las emisoras de radio que componen la cadena ser.
Bastante significativo lo que decía y no menos preocupante por cuanto si esto es lo que opina un profesional de la información, imaginaros cuales han sido las razones por las cuales se ha atrevido a difundir reflexiones de tamaño calado. Quiero pensar sin temor a equivocarme que son fruto de una persona íntegra de las que aún quedan en este valle de lágrimas, de trampas, de obstáculos y de intereses. Unas declaraciones de este tipo supone para el que las hace un enfrentamiento directo con uno de los poderes más importantes en la sociedad actual, todo lo que se mueve ha de contar obligatoriamente con la participación, colaboración y visto bueno de los redactores de los medios de comunicación, de no ser así la noticia no existe. La censura sigue vigente, la interpretación es lo que prevalece y ésta va en función de lo que interesa que la opinión pública defienda, a esto es lo a lo que llamo “crear opinión pública”, que no tiene nada que ver con el derecho a la información veraz……..
Una vez más Grego, has demostrado ser un profesional independiente como la copa de un pino, un compañero como quedan pocos, has sabido poner en evidencia a un individuo que por trabajar en un medio de comunicación (o lo que sea) se cree en el derecho de juzgar como privilegios lo que son, como tu muy bien dices, derechos de los trabajadores.
Salud compañero Grego.

Miguel dijo...

Como bien dice, Gregorio, me gusta dar la cara. Por eso le comenté la entrada. Me hubiera parecido bien cualquier discrepancia con la información, siempre que la argumente con datos. Usted se lo lleva al terreno de lo personal y hace una crítica del informador, no de la información, atacando, incluso, al honor del que escribe. Eso es lo que le reprocho. Eso es lo que nos diferencia. Explicado, siento no tener más tiempo que perder con este debate. Si nos encontramos, se lo explico, sin problemas. Como dice, se puede escribir también de lo que cobran los jefes; pero ése es otro tema. Si tiene papeles que certifiquen esos sueldos, le agradecería que me los haga llegar. Le aseguro que lo publico en cuanto lo tenga.
El tema en cuestión de ahora -y que tanto le asusta o le alarma, usted sabrá por qué- es una mera comparación de las condiciones laborales en una empresa municipal y en una empresa privada. Le reitero que el informador ni dice estar a favor ni en contra de esas condiciones. El lector sabrá qué condiciones quiere para los trabajadores de las empresas que paga con sus impuestos. Una última cosa sí le voy a decir: antes de insinuar de qué pie cojeo, infórmese. Gracias por hacerme sonreír un ratito. En serio. Que a usté' le vaya bonito.*

Pd.: Y que sí, hombre, que le invito a bocadillos o a otra cosa, aunque sus condiciones laborales sean de largo mejor que las mías. A mí no me molesta que se pague bien por trabajar bien. (Eso sí, el que se escaquee del curro, el que se pase el tiempo de trabajo leyendo la prensa, el que se tangue, a la puta calle).

Pd.II: si me dan el Pulitzer o el premio anual de mi comunidad de vecinos, quédese tranquilo, que le aviso. Y si va a la entrega, no creo que me encuentre ahí, porque los premios que me han dado nunca los he recogido. No quiero más premio que el respeto de mis compañeros de gremio -que lo tengo, pregunte en las redacciones-; el mismo respeto -y por eso me he detenido dos veces a contestarle y espero que ninguna más, yo no escribo por hobby- que usted me ha faltado, criticando a la persona en lugar de la información. Y, lo dicho, si tiene esos datos de los directivos y de verdad quiere que se conozcan, ya sabe. O lo publica en su blog, lo que usted vea, y esto lo digo sin ninguna ironía.Igual que le agradezco que no haya censurado mis respuestas. Saludos.*

Jack Daniel's dijo...

Miguel, hombre no me sea exagerado, en ningún momento le he faltado al honor. Al menos esa no ha sido mi pretensión. Usted y yo sabemos, porque así nos lo enseñaron en la facultad, que el honor es para cosas algo más serias. Se queja de que critico al informador y me parece que se equivoca de enfoque. Critico a la información, que obviamente está construida por un informador ¿se acuerda de aquello de que los periodistas construimos la realidad? Pues eso. Tras la información hay una intención –la famosa intentio que nos enseñaron en periodismo- y ésa es exclusividad del informador, aunque a usted no le guste.
Yo tampoco pretendo profundizar en este debate: usted ha escrito lo que ha escrito y yo he hecho una crítica. Nada nuevo bajo el sol. En cuanto a los datos, los tiene publicados en este blog y en toda la prensa local sevillana procedente de distintas fuentes y jamás desmentidos por ningún directivo de la empresa ni por ésta como tal. Toda Sevilla sabe que Arizaga cobraba más 116.000 euros al año menos usted, que debe vivir en otra ciudad. En cuanto a lo de los papeles, por favor, no pretenda que yo le haga su trabajo, me parecería una desconsideración.
En cuanto al tema que abordamos, permítame que discrepe, usted no hace una simple comparación, usted intenta dejar demostrado, a mi juicio sin conseguirlo, una serie de “privilegios” que no son tales y que se deduce por un simple ejercicio de razonamiento. Sólo hay que consultar algunos documentos públicos para llegar a la conclusión que eso que usted llama “paraíso” es un cúmulo de derechos que emanan de leyes en vigor aplicables a toda la ciudadanía española.
Es lo mismo que si usted comparara la situación laboral de este país con la de Zambia. El enfoque debería de ser que las nefastas condiciones del país africano le sirvieran para exigir una recalificación al alza de las mismas que las hicieran más próximas a las que se dan en Occidente y no al revés. Porque si lo hace al revés, pudiera parecer que lo que usted pretende o defiende es que todas las condiciones laborales de los países occidentales deberían de ser como las de Zambia. No sé si me entiende.
Y recuerde que mis impuestos también pagan el trabajo que usted hace, aún sin entrar si tiene o no unas condiciones dignas de trabajo, que por supuesto también exijo para su persona y sin compararlas con las de ningún otro. Esa es la diferencia entre usted y yo, afortunadamente.
Además usted mismo se ha delatado cuando afirma en su comentario que mis condiciones laborales son “de largo” mejor que las suyas. Igual ahí radica la inquina que emana su artículo. Pero vea usted, yo no me regocijo en ello, todo lo contrario, le animaría a luchar para cambiarlas, porque me parece del todo injusto que sea así. Y por supuesto, trato de ser un profesional en todo lo que hago, incluido el periodismo, y me entrego a mi trabajo como cualquier otro. Una prueba de ello es este mismo blog, a pesar de que no vivo de él. Tampoco dudo de que usted no lo sea.
Lamento que considere que le he faltado, yo creo que no ha sido así. Usted como periodista ejerce la crítica, yo también ¿qué problema ve usted en eso? “Quid pro quo” como decía aquel. Y le vuelvo a repetir que los datos de los sueldos de los directivos están esparcidos por miles de páginas de la prensa local y también en muchas de este blog. No han sido desmentidos porque son ciertos y porque están más que contrastados. Es la única pista que le puedo ofrecer. Internet le puede echar un cable en este asunto, pero igual si pregunta a la dirección de la empresa también se lo dicen, o a algunas de sus fuentes, que seguro que las tiene.
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Solo hay que leer un su comentario que se dirige a ti como FUNCIONARIO DE TUSSAM.
Lo dicho, la ignorancia hace al tonto.

ASC SEVILLA dijo...

Gregorio; ¿no crees que muchas veces perdemos el tiempo con estos artículos tan "profesionales"? si no fuese porque detestamos tanto la mentira y la manipulación, como dijo el mismo, le agradeceríamos que nos hubiese hecho sonreír con la comedia escrita y sonrojarnos de vergüenza ajena.
Por otra parte también es lógico que siendo como es, un "profesional del periodismo" no le importe adaptar sus artículos a la "realidad" ideológica de los lectores a los que van dirigidos sus artículos. ¿Imaginas a un lector leyendo un articulo de este "profesional" en el que se diga que los trabajadores hemos conseguido un minuto menos de jornada?...venden poco y pero menos comprarían sus lectores si se escribiese realidad progresista...ya ves, !este es el precio de algunos!...así nos va.
Un saludo amigo.
PD: Miguel sigue así, te animamos, muchos como tu y acabamos antes...te has cubierto de gloria chavalote.

Paco dijo...

Este es que aspira a escribir la segunda parte de las memorias de Zoido. Aunque para adelantar al " Antolín" utilizando a los trabajadores de TUSSAM ya hay que arrastrarse, pichita.
pd: Por cierto Miguelito, para ser un currito de TUSSAM vaya la que te ha dado el del guiski

Fran González dijo...

El periodismo de este país está prostituido por aquellos que mantienen esos medios, principalmente la clase política y el poder económico. Hacer un ejercicio de defensa de la objetividad, cuando se ha criticado con inquina las condiciones laborales de un colectivo de trabajadores desde el púlpito que le ofrece determinado diario, resulta cuando menos un insulto a la inteligencia. Además de pura hipocresía.
Como no tiene usted bastante, realiza una crítica irónica del compañero Gregorio, dándose por ofendido "en su honor". Apelando a la honorabilidad, por una vez en su vida, y sin temor a morder la mano que le da de comer, cuente lo que se han llevado los directivos por arruinar la empresa, pida desde su columna auditorias y responsabilidades para quien gestionó el dinero público, haga saber sus enormes sueldos y prebendas si las hubiere y, sí le falta algo, ponga al descubierto los enchufes del anterior equipo de gobierno.
Sr. González deje en paz y respete a los trabajadores de TUSSAM que cada día ponen su empeño para que este servicio público funcione ofreciendo lo mejor de si mismo.

Anónimo dijo...

¿ No será que la izquierda es incapaz de promover unos medios de comunicacion afines a sus ideas? Muchos de los que aquí escribis comprais ese tipo de peridicos, veis Antena 3 e intereconomia. Y algunos blogs de los sindicatos gremialistas casi les falto pedir publicamente el voto para la derecha. Incluso alguno que estan mas a la izquierda.

ASC SEVILLA dijo...

Anónimo, por alusiones; Primero aclararte, ya que vemos que hablas sin saber. ASC no es gremialista, corporativo y mucho menos amarillo, por más que una panda de interesados os de por intentar desprestigiar con esas afirmaciones. Pero como es verdad que nuestra organización nació para defender en un principio a los conductores (infórmate sobre la historia sindical de Tussam y entenderás porque), vamos a pasar por alto tu interesada desinformación sindical.
Está claro que no vamos a pedir el voto para ninguna formación política, incluso estando a la izquierda. Vamos a defender nuestra empresa y si para ello tenemos que atacar, como hemos hecho, las acciones de los supuestos partidos de izquierdas, lo haremos, las sectas las dejamos para otros, nuestra misión no es hacer política. También obvias interesadamente que hemos criticado declaraciones y acciones de la derecha, detalle que has pasado por alto para generar una “realidad” interesada…no nos lo inventamos, ahí está nuestro blog donde lo podrás comprobar, reparto bueno o malo según nuestro criterio y sin mirar colores políticos…como ya te han dicho por ahí, internet es una buena fuente de información para los profesionales de la manipulación.
Un saludo “periodista”.