cabecera_tipográfica_trans

06 septiembre 2010

Izquierda Unida recrimina al alcalde la manipulación política de Tussam

La mayor cuota de responsabilidad en la ruina que vive Tussam la tiene su constante utilización con fines puramente políticos, ignorando y pasando por encima de criterios técnicos o empresariales. Este aspecto dice muy poco en favor del regidor responsable de sus designios.

A estas alturas para Monteseirín no figura entre los problemas que le causan insomnio el deterioro de las arcas públicas como consecuencia de decisiones injustificadas y desastrosas en las empresas públicas.

El penúltimo acto en la comedia de la utilización con fines meramente políticos de la empresa de transportes urbanos de la ciudad ha sido el escandaloso paripé de las alegaciones que ha hecho Tussam a la red de Metro. Con el agravante de que aquí, los intereses políticos están vilmente mezclados con los intereses particulares de dos personas cuya poltrona corre el peligro de desaparecer como por ensalmo. Y eso preocupa bastante más que el bienestar ciudadano. A todo esto se une que el flamante vicepresidente de la empresa, Juan Ramón Troncoso, padece una mudez que ya empieza a parecer sospechosa.

Tan descarada ha sido la cosa que el socio de gobierno, Izquierda Unida, ha tenido que saltar a la palestra por boca de su representante en el consejo de administración de la empresa y jefe de gabinete de la primera Tenencia de alcaldía del Ayuntamiento, José Antonio Salido, aduciendo que dichas alegaciones "no han pasado ni por el consejo de administración, ni por la comisión ejecutiva de Tussam". O lo que es lo mismo, que se han hecho con nocturnidad y alevosía (también es posible que con cierta mala leche). Una curiosa manera de codirigir la empresa, sin duda.

Nos es la primera vez que se escenifica un enfrentamiento entre los socios de gobierno de Sevilla en relación a Tussam. Ya en junio del año pasado, Salido presentó en el consejo de administración una moción de reprobación a la gestión del gerente, Carlos Arizaga, a causa de su radical oposición a que se instalara la publicidad del bus ateo en los vehículos y por la factura de 300.000 euros a un conocido despacho de abogados como consecuencia de haber representado a la empresa en el pleito con UMBELA por la frustrada venta de las antiguas cocheras del barrio del Porvenir, de la que IU no había tenido previo conocimiento.

Con esta letal forma de gestionar una empresa pública, lo verdaderamente milagroso es que Tussam continúe hoy todavía con vida.



4 comentarios:

Enrique dijo...

Los oscuros entresijos del poder. Es lo que tiene poner a inutiles al frente de instituciones y de empresas publicas, gentuza sin capacidad de gestion que ademas no hay manera de quitarlos de enmedio sin que salga por un pico largo de euros. Da asco el sistema que permite y hace ploriferar a gente de tan baja estopa sin embargo con tanto poder, cobijados por toda una legion de pelotas enchufados, parasitos como los anteriores de ese pueblo atonito y sin capacidad de raccion, quizas por eso las cosas estan como estan.
Salud Grego.

Jack Daniel's dijo...

Enrique: Amén, compañero. Con gente así, poco futuro vislumbro para quienes nos ganamos allí el pan de nuestras familias.

Anónimo dijo...

No comparto contigo tu afirmacion de que la mayor cuota de responsabilidad en la ruina de TUSSAM la tiene su constante utilizacion con fines puramente politicos, pues ¿ No es la politica el medio para transformar la sociedad? A no ser que esos fines no sean de interes general sino espureos, la politica no debe desaparecer de una empresa cuya existencia es permtir la movilidad social a los ciudadanos, de los contrario yo estaría en la senda del alcaldable Zoido, el cual dice que no quiere politicos en las empresas municipales, sólo tecnicos, y ya sabemos que cuando solo hay tecnicos una aprte de la sociedad paga los platos rotos. Acuerdate de los tecnocratas del opus, esos que dirigieron el pais y que llevaron a cientos de miles de personas a niveles de minima subsistencia. O los del FMI, el banco mundial o la OCDE. Todos grandes tecnicos, pero hunden proyectos humanos que son irrecuperables.
Tampoco comparto lo de criterios empresariales. Si fuera por criterios empresariales no existirian la mitaas de lineas que hay, luego es la politica la que hace posible que existan. Otra cosa es lo de Arizaga, pero no podemos pedirle a este tipo que no se pliegue a las ordenes de su mentor, son tiempos dificiles y su curriculum no le da para otras actividades, debe aguantar hasta que llegue el momento de su despedida. ¿ Acaso hay algun subsecretario de un ministerio que no acate las ordenes del ministro? Fijate que el de Fomento dijo aquello de preparar militares para sustituir a los controladores y no hubo nadie en el ministerio que le recordara que es socialista.
Pero lo de Iu es de risa. Ese tal salido es un incompetente. Llevan 8 años gobernando y él en el consejo de Administración y ahora sale diciendo que no le han preguntado. Pero no por el hecho de no haberle preguntado, sino porque estos comunistas residuales estan pero no estan. Es decir, sobre el deficit la culpa es del PSOE, pero para alegar en lo del metro me tienes que consultar.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: comparto en parte el fondo de tu razonamiento. La política está para transformar la realidad, es cierto, pero la política debe ser viable, es decir sustentable. Un proyecto político inviable es desalentador y acaba en la ruina. gestionar desde la política debe ser eso: para servir al interés general, pero cuidando de los recursos disponibles y facilitando la consecución del objetivo al menor costo posible para el ciudadano.
En el caso de Tussam, sí, en bastantes ocasiones esos intereses han sido espurios.
En lo referente a Arizaga, me refiero a su falta de coherencia y profesionalidad, porque sus ideales y lo más intrínseco de su ser le dicen que hay que tomar otras decisiones muy diferentes, pero la pasta es la pasta, amigo. Y por la pasta se traga uno los sapos más gordos.
Sobre el pacto de gobierno, qué te voy a decir yo que tú no sepas.