cabecera_tipográfica_trans

01 abril 2010

El polvorín del Cáucaso

Ramón Lobo

“No me gusta que nadie mate civiles en nombre de cualquier causa. Una causa que se mancha de sangre deja de ser un causa y se convierte en una bandera y se corrompe. Sustituir el odio y la destrucción por políticas audaces es la única vía segura para lograr una paz estable, sea en Chechenia o en Oriente Próximo, pero ése es un camino demasiado largo y con escasos réditos políticos a corto, que es donde pescan la mayoría de los dirigentes. La guerra aunque sea lejana o de baja intensidad es un simple y molesto ruido de fondo para los que la dirigen desde la retaguardia. La guerra esconde espléndidas oportunidades de negocio para los avispados y sus amigos. Pocos parecen comprender que es mejor construir escuelas y educar que destruir y matar.”

Más en “Cuando Putin amenaza Chechenia pone la cara”.



2 comentarios:

megustas dijo...

dice un refran que lo blando es más fuerte que lo duro: el agua moldea la roca.
Todos los conflictos nacionales o nacionalistas podrían ser hablados si hubiera realmente interes en solucionarlos, pero por desgracia creo que eso solo lo creemos y lo queremos la gente de a pie, como nosotros.

Jack Daniel's dijo...

megustas: has dado en el clave, no hay interés alguno en solucionarlos, todo lo contrario, bajo su estallido se esconden sucios negocios multimillonarios.