cabecera_tipográfica_trans

15 enero 2010

Zhao Dagong, escritor chino defensor de la democracia, detenido

El pasado once de enero, la policía sacó de su domicilio a Zhao Dagong, escritor chino cuyo verdadero nombre es Zhao Shiying, que se ha manifestado exigiendo reformas democráticas en China. Ahora se teme que esté siendo objeto de torturas y otros malos tratos.

Según han manifestado sus amistades, una decena de policías llegaron a su casa a las once de la mañana del 11 de enero y, tras registrar su vivienda, se lo llevaron en algún momento entre las cinco y las seis de la tarde. En la misma operación confiscaron sus dos ordenadores, varios documentos, cartas personales y una buena cantidad de libros. En ningún momento adujeron las razones de semejante saqueo.

A pesar de tanto silencio oficial, todo hace suponer que la detención está relacionada con su firma a una propuesta de reformas políticas y legales conocida como Carta 08 y con que ha apoyado a uno de los autores del documento, hoy encarcelado.

La policía detuvo también a su esposa y a un hijo mayor de edad, aunque ambos fueron puestos en libertad esa misma noche, tras ser advertidos de que no hablaran con nadie sobre lo sucedido ni sobre las preguntas que les habían efectuado.

La noche del doce de enero, la esposa de Zhao Shiying llamó a la policía y solicitó información sobre la situación de su esposo. Le contaron que su caso se estaba investigando, pero se negaron a decirle cuál era el verdadero motivo de su detención. Según la ley china, a la familia de Zhao Shiying debería habérsele notificado oficialmente el motivo de la misma en un plazo de veinticuatro horas.

Zhao Shiying fue interrogado y las autoridades le advirtieron que no causase problemas desde que publicó en Internet una declaración pública el pasado dieciséis de diciembre, en la que solicitaba compartir con Liu Xiaobo la responsabilidad penal por la Carta 08.

El escritor es miembro del Centro PEN de China, organización no gubernamental independiente, y autor de innumerables artículos en los que pide reformas en el sistema político chino y mayor libertad de expresión en el país. Algunos de ellos pueden consultarse en http://www.boxun.com/hero/zhaodagong/ y http://zhaodagong.bokee.com/.

La Carta 08, firmada inicialmente por unos trescientos intelectuales, abogados y funcionarios chinos, es una propuesta de reformas jurídicas y políticas fundamentales en China cuyo objetivo es conseguir un sistema democrático que respete los derechos humanos. El documento se publicó en la red el 9 de diciembre de 2008. Desde entonces, las autoridades chinas han interrogado y hostigado a muchos de sus firmantes.

Liu Xiaobo es un conocido intelectual que lleva detenido desde el 8 de diciembre de 2008 como autor de la Carta 08, y el 25 de diciembre de 2009 fue condenado a 11 años de cárcel por “incitar a la subversión del poder del Estado”.

En China, los activistas que tratan de informar sobre violaciones de derechos humanos, cuestionar políticas que las autoridades consideran políticamente delicadas o convocar a otros en torno a su causa, se arriesgan a sufrir graves abusos.

Las autoridades usan cargos amplios y vagamente definidos, como “robo, posesión y filtrado de secretos de Estado” y “subversión” para detener arbitrariamente y procesar a activistas, periodistas y usuarios de Internet. Muchos son encarcelados como presos de conciencia tras juicios de motivación política, mientras que cada vez son más los que son recluidos bajo detención domiciliaria, vigilados de forma invasora por la policía, que monta guardia en el exterior de sus viviendas.

Desde principios de 2009, un año en el que se conmemoraron varios aniversarios delicados en China, la represión de los activistas de derechos humanos se ha intensificado. Cada vez es más frecuente que las autoridades dirijan esta represión contra familiares de activistas, incluidos menores.



2 comentarios:

Manuel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jack Daniel's dijo...

Manolo, como en casi todo, la pasta impera e impone su ley implacable. La política exterior no se iba a salvar del desaguisado.
Una alegría enorme reencontrarte de nuevo después de tantos años.
Un abrazo fuerte y a ver si nos vemos.