cabecera_tipográfica_trans

10 octubre 2009

El nerviosismo de Javier Arenas

Arenas está muy nervioso, se le nota cada vez más en sus intervenciones y manifestaciones. Tan nervioso está que se contradice a sí mismo sin darse cuenta.
Hoy ha estado en Marbella y Arenas ha hablado. Desde el púlpito ha afirmado que “la única trama que existe en torno al PP es contra el propio partido”. Parece que no se ha enterado todavía de lo que ocurre en la dirección nacional, que ya ha ordenado que rueden cabezas. Y cuando se exigen cabezas en bandejas de plata es porque algo ha pasado. Y ha ocurrido en el seno del Partido Popular, a sus dirigentes y a la gente de la que se rodean. A no ser que Arenas venga ahora con una película nueva, una trama diferente y personajes desconocidos.
También ha dicho que "nosotros siempre actuamos con contundencia, aunque siempre protegiendo la presunción de inocencia de nuestros compañeros". Menos mal, porque si al circo que tienen montado para que dimita uno sólo de sus cargos lo denomina una actuación contundente, no me quiero ni imaginar lo que hubiera ocurrido si hubiesen actuado con tibieza.
Igual le hubiesen montado una fiesta homenaje a los imputados a la que habrían acudido todos con los bolsos, trajes, relojes y demás regalitos de gañote obtenidos a costa del invento Gürtel, con lo que se quieren. El amor es como para festejarlo a lo grande, sin lugar a dudas.
Además, como el que no quiere la cosa y tras acusar al Gobierno, a la Junta y a la madre que los parió de despilfarro a lo bestia, ha anunciado que van a pedir una comisión de investigación para que se analice el entramado de empresas públicas en la comunidad autónoma.
Aquí ya no vale la presunción de inocencia para nadie a no ser para sus santos compañeros, claro. Y tampoco se despilfarra cuando se pide algo tan estúpido por la obsesión que le corroe las entrañas de que como mi partido está hasta las cejas de mierda hay que salpicar a todo el mundo, sin ningún tipo de pruebas por supuesto, disparando a ciegas, que en eso Arenas es todo un lince.
No importa que se gaste el tiempo y el dinero público en algo que propongo yo, por muy extravagante e injustificado que sea. El despilfarro está siempre en el otro lado, como la corrupción. Lo que está viviendo el Partido Popular es una persecución hollywoodiana con guión previo escrito por el pulso firme de Rubalcaba.
Lo dicho, Arenas está muy nervioso. Y no le veo yo muy capaz de encontrar en los próximos días alguna distracción que lo tranquilice. ¿Por qué será?



2 comentarios:

Sergio dijo...

Javier Arenas padece de un evidente problema de memoria.
Sin ir mas lejos, en lo que concierne a la deuda historica para con Andalucia y cuando este personaje se hallaba en el poder junto a su partido, no movio un solo dedo al respecto.
Cuando el PSOE paga esa deuda, resulta que se ha pagado muy poco, mal, etc, etc, etc...
¿Eso no es ser sumamente hipocrita?
Un saludo!

Jack Daniel's dijo...

Pues sí, Sergio, creo que la hipocresía es la cualidad que mejor lo define.