cabecera_tipográfica_trans

05 mayo 2009

Una triste historia de periodismo y periodistas

Hoy voy a contaros una triste historia de periodismo y de periodistas. He estado dudando hasta última hora si hacerlo o no, pero al final me he decantado por contarla porque pienso que, si queremos dignificar esta profesión, debemos empezar por ser periodistas no sólo cuando escribimos los artículos, sino en cualquier otra faceta de la vida.

Sólo así el periodismo recuperará la dignidad perdida y volverá a ser aquella profesión que un día cautivó a los lectores, fascinó hasta la embriaguez a quienes la ejercían e hizo temblar los cimientos más insondables de los templos del poder. Porque, a pesar de los pesares, sigo pensando que el periodismo es una herramienta formidable para cambiar el mundo.

No hace demasiados días, cuando colgué en el blog un post sobre la negativa del gerente de Tussam a la publicidad del bus ateo en los autobuses, alguien escribió un comentario de forma anónima en el que, entre otras cuestiones, se podía leer lo que sigue a continuación.

“Hace dos días, incluso un amigo periodista de Diario de Sevilla, me dijo que le había llamado (se refiere a Guillermo Gutiérrez, Vicepresidente de Tussam) para decirle, "que cada vez que le veo, le doy la barrila" y este amigo mío, me aconsejaba... ¡escucha detenidamente ¡ “no les des mas la carga, pues de esa manera no vas a conseguir nada de él, y que fuera práctico" no te digo el nombre de este ¿amigo? periodista, por este medio, ya lo haré en persona.
La cosa, es que me sugería, me sentara frente a frente en un despacho, para ponerle precio al tema de nuestro hermano, como un simple mercadeo al sufrimiento de nuestro hermano. Le conteste "que no entiendes, nada de nada " y por último me pregunto ¿entonces qué quieres? Le respondí "queremos justicia, y sentarlo en el banquillo". La vida te depara sorpresas y decepciones. Muchos se van quedando por el suelo recogiendo las migajas de su propia miseria, y poniéndole precio a su pluma, como mercenarios vendidos al poder que les da de comer, y de engordar, y eso se les nota, con el paso de los años”

También añadía que no me proporcionaba el nombre del periodista en el blog, por considerarlo poco adecuado, y que ya lo haría en persona.

Pocas fechas después, el miércoles de Feria, alguien vino a verme al trabajo con la intención de agradecerme personalmente la labor que aquí se hace al difundir lo que está ocurriendo en Tussam con todo lujo de detalles.

Era Alfonso Alonso Falcón, uno de los hermanos de José Luis Alonso, el conductor de Tussam que se suicidó en noviembre pasado. Había venido a colocar en la entrada a la empresa las mismas pancartas que había exhibido ante la caseta municipal en la feria.

Alfonso es una persona amable y educada, gran conocedor del mundo de la prensa por su condición de cámara de televisión. Charló conmigo durante unos minutos, se reconoció ante mí como el autor del comentario en cuestión y me confesó que el periodista al que se refería es Ignacio Martínez, un profesional de dilatada experiencia y amplia trayectoria que trabaja en Diario de Sevilla, y además es director adjunto del Grupo Joly.

La verdad es que cuando leí las afirmaciones que contenía el comentario me quedé un tanto perplejo y extrañado. Un consejo así no lo terminaba de entender proviniendo de un amigo, y mucho menos de un periodista.

Desconozco las razones por las que Ignacio Martínez decidió aconsejar así a alguien que ha perdido a su hermano de una forma tan trágica y difícil de asimilar. Le he enviado un correo para contrastar la información y conocer su versión, pero a día de hoy no he recibido respuesta y aquí también cabe aquella vieja norma burocrática del silencio administrativo. Malo cuando un periodista no tiene qué decir, porque uno puede llegar a imaginar cualquier cosa.

Quizá Ignacio Martínez lo hizo porque sabe mejor que nadie que un daño moral, de difícil recuperación y complicada tasación económica, sólo tiene como última solución el proporcionarle una equivalencia monetaria. Es decir, poner precio en cifras al sufrimiento, una especie de justicia descafeinada que diluye en oro la posible culpabilidad y condena de los autores del hecho punible. O tal vez no, quién sabe.

Lo que sí sé es que yo no tendría en demasiada consideración a un amigo que me aconsejase plegarme ante la injusticia por una burda cantidad de dinero, como un bucanero cualquiera.

Y del periodista, pues más de lo mismo. Si ése es el criterio que aplica en su vida profesional Ignacio Martínez, poco valor puede aportar la información que emana de su pluma al periodismo. ¿Es mejor denunciar públicamente los hechos o vender la noticia a quien aparece como implicado en la misma? Yo lo tengo claro. Él no ha querido contestar.

Habría que recordarle aquella frase de Kapuscinski de que el trabajo del periodista consiste “en prender la luz para que la gente vea cómo las cucarachas corren a ocultarse”, no en pisarlas, y mucho menos en proporcionales una salida a escondidas para que se escapen sin que nadie pueda verlas.

Porque si, ante las dificultades para esclarecer la verdad y que se haga justicia, la mejor opción es sentarse delante del causante de la injusticia y ponerle precio a la misma, flaco favor le estamos haciendo a la democracia y al periodismo.

De ser así, ¿dónde queda aquella sacrosanta misión del periodismo de otorgar voz a quien no la tiene?, ¿dónde la obligación de buscar a toda costa la veracidad de los hechos?, ¿dónde el compromiso social del periodismo?, ¿y el favorecer a los más débiles? En definitiva, ¿dónde queda el periodismo, Ignacio?

Ese consejo, aplicado a la información, no haría sino explicar de una forma clarividente por qué está en crisis el mundo de los medios tradicionales y por qué la profesión se precipita de manera irreversible por el barranco del desprestigio.

Eso sí, al menos tuvo el detalle de desearle suerte. Algo es algo.

De todas formas, Ignacio tiene a su disposición las páginas de este blog, por si tiene a bien aclarar este asunto y ofrecernos su versión.

14 comentarios:

151 dijo...

!Con dos cojones, Grego! ya esta bien de que los pseudoperiodistas acomodados con el poder campen a sus anchas. Seguro que no contesta y estara lamiendo el an...la mano de su amo, eso al que segun él hay que tenerle respeto y hacer las cosas por las buenas.
De esos tenemos un saco y del otro mas, aunque pensaba que estaban en otro bando, se corrobora el refran...no hay nada peor que un pobre harto de pan ¿verdad Guille?.

Jack Daniel's dijo...

Isi: sólo me limito a contar los hechos, al que no le guste pues ya sabe.

Paco dijo...

Gregorio te doy mis mas sincera enhorabuena, no por el hecho de decir lo que dices,te la doy, por como lo dices; con valentía y sensatez. Valentía porque posicionarse frente a la tiranía no es fácil y menos en los tiempos que corren...¿ cuando fueron buenos tiempos para la rebeldía?. Ni tampoco las circunstancias personales, y digo esto, porque tu comes de tu trabajo remunerado en TUSSAM por cuenta ajena, aunque como muchos otros no echaste los dientes aquí. Pero donde mas aprecio esta valentía, es a la hora de saber trasmitir a los verdaderos poderes mediáticos de esta, cada vez mas, indolente sociedad en la que vivimos,QUE SON CORRUPTOS E INMORALES y ademas tienen nombres y apellidos, como se esta comprobando.

Anónimo dijo...

Una vez mas Jack, darte las gracias. Y que cada, palo aguante su vela. Como veras, soy de encaste bravo de piñon fijo. Llevo 20 años, contemplando la vida detras del objetivo. Viendo las cosas en blanco y negro. He asistido a cientos de manifestaciones,desalojos, encierros, desahucios,
atropellos, accidentes,suicidios, calamidades e injusticias.

Siempre, he puesto mi granito de arena, a favor de los mas desfavorecidos.Me he posicionado, siempre al lado de los necesitados, los deseredados, de los mas dèbiles , siempre . A veces, arriesgando mas de la cuenta. Comprometiendome en exceso para sacarlos de frente y nunca de perfil.

Pero la vida ,nos tenia deparada una sorpresa. Despues de 6 meses desde la muerte de nuestro hermano Jose Luis, ya me he cansado de llorar. No, ya no voy a llorar mas. Se lo tengo jurado a mis dos sobrinos. Ahora quiero luchar, para hacerle justicia a nuestro hermano.

El partido Socialista, en este asunto ha pasado de puntillas. Es mas al "aparejador de balsas" le he dado la oportunidad de darme alguna explicacion cara a cara, en dos ocasiones.

La primera, con una copa de vino en la mano se mostro sobervio y altivo. Como los señoritos antiguos . La segunda, ya solo sin ninguna baranda a la que sostenerse, se mostro tembloroso. Se quedo bloqueado, mudo sin articular palabra. Patetico, incluso me inspiro lastima, ya ven.

Ante este panorama que se avecina. el PARTIDO SOCIALISTA persiste en no abordar este asunto, en ninguna de las reuniones de su ejecutiva en la calle San Vicente. Grave error, si piensan que este asunto no les va ha traer quebraderos de cabeza y no les pasara factura electoralmente.

A sus dirigentes, a los mas destacados. Les he manifestado... "Que mi iderario socialista, se me ha desplomado. Y que nunca imagine, que el partido socialista nos causaria tanto dolor a nuestra familia. Que corrijan, esta trajedia y que dejen caer y abandonen a estas dos barandas del partido a su suerte, pues ya estan amortizados. O les arrastraran con ellos".

Tus lectores Jack, ya tienen bastante informacion , sobre este asunto. Otro dia, dare algunos datos sobre el papel de ese icono del movimiento obrero de I.U "El Torrijos" su papel a traves del sindiacto de las cuatro letras en Tussam.

Y el unico consuelo que nos queda a la famlia de Jose Luis , es que se sepan los actores, que han intervenido en esta tragicomedia de mas de 22 meses, en la que nuestro hermano lucho en silencio.

Enrique dijo...

Ante la pregunta que hacías ¿merece la pena salvar los medios? ya tienes y tenemos otra razón mas para no hacer otra cosa que no sea desenmascarar a esta casta de la grasa y la baba en la pluma al servicio del poder, faltos unos y otros de los mas elementales rasgos de dignidad, que piensan y actúan sobre la base de que todo tiene un precio económico, porque ellos solo son un producto a punto de caducar.
Como siempre, Buen trabajo Grego, salud.

Anónimo dijo...

Acabo de leer, la sentencia de la jueza contra el compañero Antonio Nuñez. A la jueza como los malos toros, pronto la vimos por donde derrotaba y su descarada carencia.

La sentencia del juez Rafael Rodriguez Lopez, nos confortò a todos. La de esta jueza, hiriente aflije el sentido comun.

A ésa orla, lijera de peso le falto amarrarle una losa. Muy pesada, tendra sù conciencia para conciliar el sueño.Como una losa de marmol, a veces nos aplastan nuestros gritos de rabia y sed de justicia. Duros con las espigas y blandos con las espuelas. Actuan, juzgan, sentencian y nos condenan

Al compañero Antonio. Animo y aporto mi parte para su salario.

Jack Daniel's dijo...

Paco, Enrique, Alfonso, Isi, Anónimo, a todos: Este blog se siente especialmente orgulloso de tener esta categoría de comentaristas, por vuestras formas, por vuestro fondo y por vuestra sinceridad y compromiso. Para alguien que escribe, tener lectores y enriquecedores de sus escritos como vosotros es un lujo impagable que no os imagináis cuánto complace, cuánto anima y motiva.
Estoy seguro que conseguiremos de esta forma cambiar algo, por muy poco que sea, porque no les vamos a das ni un sólo asidero al que se puedan agarrar que no sea la crítica constante y paciente, la voz que no calla ni cesa, la del que sabe que tiene razón y poco le importa predicar en el desierto, porque siempre habrá algún oido dispuesto a escucharle.
Jack Daniel's Blog aspira a ser eso, la voz de quienes no tienen quien le escuche, el clamor que pide justicia en una sociedad democrática que ha de soñar con ser más libre, más participativa, más justa. Ése es mi empeño, el pulso que mueve mi pluma, y lo hago en el pleno ejercicio de toda mi libertad, sencillamente porque no le debo nada a nadie y todo lo que tengo en la vida me le ho tenido que ganar yo mismo con mis manos y con mi pensamiento.
Aquí estamos y aquí seguiremos, sin atentar contra nadie, desde la democracia más libre que se pueda imaginar, confiando siempre en unas instituciones que tienen la obligación de funcionar en el sentido de la justicia. Y sin que nadie nos pueda callar, porque no estamos a su alcance, porque no tienen ni la moral ni la ética necesaria para vencernos.
Y al compañero, al amigo, Antonio Núñez, todo mi ánimo y solidaridad, todo mi apoyo. Podremos discrepar en estrategias sindicales y en planteamientos, es bueno que sea así. Pero hay cosas que están por encima de esas simplezas, la amistad y el compañerismo. Y sé que estamos cargados de razones y de buenas intenciones. No podemos perder con esas cartas, porque aunque algunos se crean que han ganado, están muy equivocados. No ha hecho más que cosechar otra estripitosa derrota.
Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Grego. Soy Fernando, lo dicho, a pecho abierto y a cara descubierta. Con la verdad por delante se va a todos lados. La pena de ésta Sociedad de la que todos somos partícipes, es que hay puertas infranqueables e impasibles, no ya al drama humano, sino a la más absoluta injusticia, de la que son partícipes. Pero a cabezones, a insistentes y a cansinos hasta la saciedad, cuando CREEMOS, CONSIDERAMOS Y ESTAMOS TOTAL Y ABSOLUTAMENTE CONVENCIDOS DE QUE TENEMOS RAZÓN, no hay quien nos gane. De eso te doy fe, fe con la que pensamos abrir todas esas puertas que nos encontremos en el camino. NO PARAREMOS HASTA QUE SE HAGA JUSTICIA POR LA MUERTE DE MI HERMANO, y es algo que espero que suceda muy pronto. Un saludo.

Jack Daniel's dijo...

Fernando: que así sea.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Menudo personaje. Yo a partir de mañana dejo de leer los articulo de este tio. Es mas, a apartir de mañana no compro mas el Diario de Sevilla.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: la verdad es que es muy triste.

Anónimo dijo...

AMIGOS MIOS Q SEPAIS Q SIEMPRE ESTAREMOS CON USTEDES ,QUE ESTAMOS A VUESTRO LADO, SOLO OS PEDIMOS FUERZA Y NO QUEREMOS VEROS MAS HUNDIDOS.OS MERECEIS TODO LO BUENO Q PUEDA PASAR EN LA VIDA. OS QUEREOS,BESOS DE DIEGO Y SILVIA

Anónimo dijo...

Fernando, Alfonso... ya sabéis que en las cuestas más duras, se mete el plato chico, el piñón grande y con la fuerza del corazón no hay pendiente infranqueable.
Me lo habéis demostrado. Esta cuesta es quizás la más dura que exista pero vuestra sangre, fuerza, tesón y el apoyo de todos los que os rodeamos conseguirán el objetivo de que se haga justicia. Un fuerte abrazo, ánimo y mis más sinceras felicitaciones a Jack de todo corazón por este blog.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo (1 y 2): gracias por lo que me toca. Mi deber es informar y lo hago desde el respeto, con mi crítica personal includa y con toda la humildad.
En esa senda estamos y ahí seguiremos.