cabecera_tipográfica_trans

14 noviembre 2010

Tussam y la lógica de las cuentas

Mal tienen que irles las cosas a los gestores de Tussam cuando cambian la tradicional estrategia de ataque continuo a los trabajadores de la empresa y se dedican casi en exclusiva ahora a defender una gestión que hasta bien poco ni se cuestionaba. Ha ido tanto el cántaro a la fuente que al final ha acabado por romperse.

Ahora toca vender la burra de que las cuentas de 2010 se han cerrado sin déficit gracias al recorte interno. No seré yo quien niegue que los recortes que se han llevado a cabo hayan supuesto una disminución del gasto de la empresa, la lógica impone que a menor nivel de servicio los gastos disminuyen en la misma proporción. Además, aseguran, este logro se ha conseguido sin perder viajeros. Mucho soñar me parece tanto optimismo.

Sin embargo, la aplicación de esa misma lógica pone en evidencia demasiadas lagunas que aún nadie puede aclarar. Según han explicado, “poner un autobús en funcionamiento durante un año supone un gasto para la empresa de 300.000 euros, de los cuales el 70% se destina al salario del conductor y el 30% restante al mantenimiento del vehículo propiamente dicho”.

Si esto es así y Pitágoras no estaba equivocado, supone que la cantidad durante un año destinada a abonar salarios de conductores por cada autobús sería de 210.000 euros. Teniendo en cuenta que para poner un vehículo en servicio se necesita de al menos cuatro conductores, se podría deducir que cada conductor en Tussam cobraría al año 52.500 euros, cosa que estoy seguro que firmarían ahora mismo sin dudarlo cada uno de los integrantes de la plantilla.

Sigue sin cuadrar que no aparezcan como imputación en el coste de la puesta en servicio anual del autobús la parte que tendría que repercutir del casi millón de euros anuales que cobran los ocho directivos de la compañía. A pesar de que ellos juran y perjuran que se han aplicado una reducción de salario del 15% desde que el Consejo de Administración aprobó la medida, cosa bastante improbable.

Como tampoco parece que tiene repercusión en dicho coste las ingentes cantidades de intereses y gastos financieros que conlleva la constate renegociación a base de créditos de la deuda ancestral que arrastra la empresa. Demasiados claroscuros como para que nos traguemos ahora que Arizaga se ha convertido de la noche a la mañana en Paul Krugman.

Pero, sin ir más lejos, existe todavía un ejercicio de lógica más contundente aún. El responsable directo de la empresa municipal de transportes de Sevilla es el delegado de Movilidad Fran Fernández. Y si nos atenemos a los resultados de su gestión del Plan Director de aparcamientos de la ciudad, o a cualquier otro obtenido a lo largo de su ya dilata carrera política, no es nada descabellado asegurar sin temor a equivocarse que el futuro más probable para Tussam, a no ser que alguien corra a remediarlo, es la ruina absoluta. Y en esas estamos.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dentro del salario tienes que calcular apoximadamente : el 45 % del bruto de Seguridad social que paga la empresa y las baja laborales IT que en vuestra empresa son muchas y de gran duraccion.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: aún así, sigue sin cuadrarme y noi veo por ninguna parte las repercusiones de las otras cantidades de las que hablo