cabecera_tipográfica_trans

11 enero 2010

Vicisitudes de un galo en Transportes Urbanos de Sevilla


El objetivo de TUSSAM es la satisfacción de nuestros clientes; diseñar la red, mantener nuestros vehículos y prestar servicio a plena satisfacción de nuestros clientes y de los que trabajamos en ella, asumiendo el compromiso de cumplir los requisitos legales y reglamentarios, asegurando la estabilidad financiero patrimonial e incorporando aquellas innovaciones tecnológicas que contribuyan a la prestación de un mejor servicio y al desarrollo sostenible de la ciudad de Sevilla”.

Con este rimero de grandilocuentes y ambiciosas palabras es definida la “misión” de TUSSAM en el Manual de Gestión actualmente en vigor en la empresa municipal de transportes urbanos de Sevilla. En el mismo documento se especifica que para lograr el éxito de tal misión es necesaria la participación de todo su personal, “al que se le facilitará los medios necesarios para que pueda realizar su trabajo”.

También se determinan los valores que han de orientar el trabajo para la consecución del objetivo, entre los que se destacan “impregnar el estilo de trabajo de optimismo y actitud positiva”, “generar orgullo de pertenencia a la organización”, “estimular el compromiso de cada trabajador desde su ámbito de responsabilidad” y “fomentar la comunicación en la empresa potenciando los flujos de información vertical, descendente y ascendente, así como la comunicación horizontal”.

Todo ello con la finalidad última de “conseguir que los empleados vean cumplidas sus expectativas respecto a lo que el trabajo les debe proporcionar, creando un clima que fomente la vinculación de todos con la estrategia y objetivos de la empresa, que consiga motivar a los empleados y les aporte la formación necesaria para su desarrollo personal y profesional”.

Y vive dios que toda esta doctrina eufemística, con soporte documental incluido, se cumple a rajatabla y con precisión de cirujano experto en los vastos dominios del imperio. A los hechos me remito; que los hechos me salven o me condenen.

Tussam cuenta en la actualidad con cuarenta y tres administrativos en su plantilla. Todos ellos, como es obvio, tienen a su dispocsición un puesto de trabajo específico y adecuado a sus necesidades laborales, dotado de una mesa y una silla confortables, ordenador y teléfono, amén de los utensilios básicos necesarios para poder realizar con efectividad su tarea.

Bueno todos, lo que se dice todos, no. En una recóndita y alejada dependencia del vasto imperio existe uno, un galo rebelde e irreductible, que no cuenta con nada de eso: el que esto escribe.

Ese galo cabezota y pertinaz tiene una mesa diferente al resto, mucho más pequeña e incómoda, no dispone de teléfono ni de ordenador, levitando así en una suerte de aislamiento y discriminación con respecto a los demás mediante el que pretenden someterlo. Porque ese galo testarudo ha cometido la imperdonable osadía de creerse libre y ejercitar su derecho a la libertad de expresión. Y el imperio no perdona, como tampoco hace prisioneros.

Del tal guisa, el galo abominable en cuestión no puede acceder a su cuenta de correo interna, ni tampoco a la web oficial de la empresa o al portal del empleado para efectuar cualquier gestión telemática como cualquiera de los administrativos.

Tampoco tiene acceso a las herramientas ofimáticas que le son propias a su categoría profesional y, cuando tiene que realizar una llamada o recibirla, ha de ser a través del terminal de uno de sus compañeros.

De esta forma es como la dirección de Tussam pretende conseguir que el galo inmisericorde que comete la osadía de pretender expresarse en libertad se adecue a los principios recogidos en el Plan de Calidad y “vea cumplidas sus expectativas, se vincule con las estrategias y objetivos de la empresa, esté motivado y se desarrolle personal y profesionalmente”.

Porque no se puede consentir de ninguna de las maneras que se extienda como una plaga bíblica esa extraña moda que se ha impuesto en los últimos tiempos entre los galos de abrir blogs en los que poder manifestar cuanto les venga en gana. No vaya a ser que por obra del diablo y cuando menos nos lo esperemos, nos convirtamos todos en galos de la noche a la mañana.

Y mientras esto ocurre, otros, responsables de quienes se dedican a implantar tan ejemplares políticas en una empresa pública, pendientes de si cae mucha o poca nieve en Sevilla.

Definitivamente, están locos estos romanos.



8 comentarios:

megustas dijo...

megusta ese galo!!!!!! Fuerza y sigue.
estan locos esos romanos!

Enrique dijo...

Llueve sobre mojado, es el día a día en TUSSAM, es la provocación que no cesa, son tantas cosas antes silenciadas que cualquier ser humano con dignidad siente horror, estupor e impotencia ante tales abusos. Esto no se puede continuar permitiendo de ninguna de las maneras, hay que tomar las medidas necesarias para acabar con esta lacra de gentuza que socaba los derechos y la salud de los trabajadores. Los responsables de que se den este tipo de situaciones no tienen vergüenza al permitir las vejaciones que sufrimos los trabajadores sin importarles un carajo. Este forzado y forzoso empobrecimiento de las condiciones para hacer nuestro trabajo no puede continuar en el tiempo, de ser así, de nada habrán servido las luchas y los sacrificios que hicimos en su día para dignificar las distintas profesiones que desarrollamos en TUSSAM. Pretenden convertirnos en borregos y que aceptemos con inusitado estoicismo que la normalidad de las relaciones laborales pasa obligatoriamente por hacer lo que manden, como lo manden y cuando lo manden como en los tiempos de la dictadura. Pues habrá que declararles la guerra a estos romanos, yo también soy galo, salud Grego.

socrates dijo...

Los galos fueron sometidos por el enorme poder militar de los romanos que dirigidos por el dictador Julio Cesar acabó con la irredictible tribu que amenazaba las fronteras de la italia republicana. Fue una guerra preventiva, de esas que parecen que nacieron con la doctrina Bush sobre Irak pero que la historia demuestra una y otra vez que se han llevado a cabo con el siempre socorrido argumento de existir elementos insurgentes que estan deseando acabar con la Pax romana.
Pero ahora existen otras guerras preventivas, que no precisan actos de violencia fisica, sino que sutilmente intentan silenciar a quienes no siguen el patron ideologico del poder establecido.Lo hemos visto con el representante de Greenpeace de España, cuyo delito, y por el que ha estado incuminucado más de veinte dias, es colarse en una recepción monarquica con una pancarta con un subversivo eslogan que exponía los que millones de ciuadanos piensan. Pero para eso estan las leyes ad hoc, hechas expresamnete para estos casos, y no importa que sea un pais tan democratico como Dinamarca, porque lo que realmente se ha demostrado es que da igual el pais que se trate, el poder tiende a perpetuarse mediante la violencia. Y todo poder, ya lo sabemos, emana de dios.
Por eso, estimado Jack, no te estrañe que uno de estos dias un grupo de soldados pretorianos al mando de un centurion y armados con afiladas espadas y puntiagudas lanzas, se presenten en tu casa a las dos de la madrugada, tiren la puerta de un certero golpe con algun ariete frabicado ex-profeso y te muestren un pergamino sellado por el dictador y redactado en un culto y refinado latin donde te acusen de pertenecia y colaboracion con banda heretica, cuyo cargo principal sea el uso del idioma para que quienes sepan leer conozcan los abusos del dictador. Y el segundo cargo el de pertenecer al "entorno" de los rebeldes galos, porque el "entorno" es un buen cajon de sastre para imputarte el mas exotico delito.
Pero el dictador fue asesinado por su mas proximo circulo de colaboradores. Nada más que por su hijo Bruto, y tras el triunvirato llegaría Augusto para dar estabilidad al imperio durante 30 años.
Y a todo esto, el Pontifice Maximo alegre porque en la eterna Hispalis se han visto copos de nieve mientras en la cercana Italica, residencia de los senadores, de los consules, proconsules, decuriones y magister lex se programan actividades ludicas para la peble, entre ellas la presencia en la arena del circo de galos que no quieren dejar de tener libertad de expresion junto con leones traidos de las lejanas tierras de la numidia romana. El problema esta en que en el palco de honor la presencia no es del dictador de Roma sino del poeta plagiador de Ovidio y que muestra su gozo en lo blanca que es la nieve, mientras adquiere un rojo chiñon al mezclarse con la sangre y la arena del circo. Pero el es feliz, todavía quedan veinte siglos para que llegue la democracia y ya nadie se acuerda de la atenas de Pericles. La nieve, eso es lo importante.

Jack Daniel's dijo...

megustas: gracias por la comprensión y el apoyo

Jack Daniel's dijo...

Enrique: siempre cuento contigo porque sé que siempre estás a mi lado, desde hace muchos años, compañero.
Gracias por esa amistad tan especial.

Jack Daniel's dijo...

Sócrates: muchas gracias por un comentario tan histórico y tan bien expresado. Pero lo que ellos no saben es que la democracia está aquí, la tenemos en nuestras manos, y podemos blandirla con toda la dignidad y el orgullo del mundo contra quienes pretenden acotarla o derribarla. Este galo tiene más fuerza e ilusión que nunca, porque sabe que le asiste la razón y porque siente el halo dulce de la solidaridad de muchos, compañeros y amigos de trabajo, compañeros y amigos de la red.
Y esa fuerza infinita conseguirá que la aldea gala sea hoy más impenetrable que nunca, más inabordable que durante todos los tiempos a las hordas totalitarias del imperio. Y al final de la batalla, cuando la luz, la razón y la libertad hayan impuesto sus leyes de siglos, nos sentaremos todos a la luz de la luna alrededor de una mesa circular enorme, donde celebraremos acompañados por los dulces sonel del bardo la victoria inexpugnable del sentido común y la razón sobre la fuerza vruta y la barbarie.
Porque, que no se nos olvide, en este cuento los bárbaros son ellos.

Anónimo dijo...

Imagino Jack que tús compañeros liberados sindicalistas de UGT, tendran una amplio reportaje fotografico de todo lo que me cuentas.

¿Imagino jack, que Susana y Viera, tendrán puntual información de los manejos de ése enano sin pelos, pero con muú poca verguenza que se piensa que la edad media campa a sus anchas por esa empresa.

Yo por mi parte, decirte que ya tenemos en marcha otra demanda contra ese desahogao, y que muy pronto estará más solo que el lucero.

Animo que ya queda un suspiro.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: aquí el que no está informado es porque no se quiere dar por enterado, porque como puedes ver a lo largo del blog, wsi algo no falta es información, con datos contrastados y pruebas documentales.