cabecera_tipográfica_trans

21 diciembre 2009

Desde Tussam pretenden dinamitar la credibilidad de Fran Fernández, Delegado de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla


Estas palabras son unas declaraciones de Francisco Fernández, Delegado de Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, a la Cadena SER, efectuadas la semana pasada poco antes de acometer una reunión con los representantes de los taxistas de la ciudad para negociar una salida del conflicto que vive el sector.

El dinero público en momentos de crisis tiene que dedicarse a generar empleo y no a destruirlo” dijo el Delegado con palabras a rebosar de sentido común y coherencia política en unos momentos difíciles como los que estamos atravesando y en absoluta concordancia con lo que su partido, el PSOE, está discursando tanto a nivel regional como nacional.

Por eso entiendo que alguien le está haciendo la cama a Fran Fernández desde la dirección de Tussam. Alguien le está poniendo una zancadilla traicionera para que caiga en contradicciones alarmantes ante la opinión pública. Porque, lo que no está escrito (en este caso grabado) no está en el mundo y las palabras de Fran Fernández ya pertenecen a este mundo y son tan reales como la vida misma. Y no puedo estar más de acuerdo con él y apoyarle con todas mis fuerzas en sus propósitos.

Pero no se entiende que en Tussam, una empresa que está bajo su responsabilidad política, alguien intente con dinero público (142.000€ anuales de dinero sufragado entre todos los sevillanos) implantar un pretendido “plan de saneamiento” que recorta drásticamente los servicios a los ciudadanos, los derechos de los trabajadores y destruye empleo de forma masiva.

Alguien con quien se comete la enorme contradicción de pagarle 0,12€ de dinero público sufragado por todos por cada viajero que pierde inexorablemente la empresa municipal y además, encima, tiene la osadía de endosarle la mierda a quien le paga, argumentando que las aportaciones municipales son del todo insuficientes.

El mismo que pretende privatizar casi un tercio del servicio de la empresa municipal más estratégica y necesaria para la ciudad, dejando en manos privadas el destino en materia de movilidad de miles de sevillanos que sólo pueden acceder al transporte público para desplazarse por la ciudad. O lo que es lo mismo, los más necesitados de Sevilla.

Si hace dos años, el Ayuntamiento con excelente criterio absorbió la línea concesionaria de Bellavista, ante las insistentes quejas de los ciudadanos sobre el mal servicio que prestaba la empresa adjudicataria, es una grave contradicción tirar por tierra ahora esa política de mejora de los servicios públicos para bien de la ciudadanía.

Haría un estupendo favor a la ciudad el Delegado de Movilidad rechazando de plano un plan como el propuesto y buscando alternativas válidas de consenso con todos los implicados para abordar tan compleja situación.

Porque de continuar así las cosas, pareciese que alguien en Tussam está empeñado en que la credibilidad y coherencia de Francisco Fernández salten por los aires.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿ Y NO DICE NADA EN LA SER,DE LA MARISCADA O PRESUNTA MARISCADA EN DONDE APARECE SU NOMBRE ?

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: pues no, no lo dicen. Además, una mariscada nunca es presunta, es decir, o se han ingerido los mariscos (en cuyo caso de presunción nada de nada) o no se ha hecho.

Anónimo dijo...

Gregorio, estás en medio de un huracán donde se ventilan los ideales por sometimiento empresarial. El PSOE tiene cuerpo y alma: el pragmatismo de uno doblega a la ideología de otra. Y cuando las cuentas no salen, se aplican criterios capitalistas. En vez de perder dinero -pensará alguien-, privatizamos y nos la quitamos de encima, externalizamos servicios y los problemas se los endosamos a otros. Luego nos manifestamos por el empleo y... y así se entiende el imparable descenso de quienes les votan.
Eso hay que denunciarlo como tú haces, aunque yo soy pesimista, socio.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: alguien predijo la muerte de las ideologías hace ya bastante tiempo, pero al menos nos queda la posibilidad de ser prácticos y justos y de tratar de equivocarnos lo menos posible, creo que es un buen ideal para empezar.
Y sí, me complace denunciar la hipocresía, creo que uno de los valores que más se echan en falta en esta sociedad de consumo es la coherencia.

UNO POR CONTRATO dijo...

Casal acusa a los trabajadores de Tussam de boicotear la línea C7 el día de su inauguración

El secretario del comité de empresa de Casal aludió a casos de "enchufismo" respecto a la subrogación en Los Amarillos cuando se rescató la línea de Bellavista.
ep, sevilla | Actualizado 24.12.2009 - 11:57

* 2 comentarios
* 0 votos
* enviar
* imprimir
* incrementar
* disminuir

El comité de empresa de Casal acusó este jueves a los trabajadores de la empresa municipal de transportes de Sevilla (Tussam) de boicotear en el día de su inauguración el servicio de la línea C7, cuya privatización los empleados del organismo público esgrimen como principal argumento para una serie de reivindicaciones.

El secretario del comité de empresa de Casal, Salvador Ruiz, expuso a Europa Press, frente a las críticas del mal servicio que la concesión a la empresa privada ha provocado en otras zonas de la capital como Bellavista o Alcosa, que en la línea C7 "sólo ha habido mal servicio el día de su inauguración, en el que trabajadores de Tussam boicotearon la línea manteniendo ocupado totalmente el autobús para impedir viajar a los vecinos de Triana".

En este sentido, Ruiz criticó las palabras de CCOO de Tussam, sindicato al que acusó de "intentar manipular" a los vecinos de Triana para ponerlos en contra de los trabajadores de Casal, así como de atacar al empleado que presta servicio en la C7 y que también ha sido conductor de la empresa pública. "¿Acaso este compañero era mejor trabajador cuando trabajaba para Tussam que ahora cuando trabaja para Casal?", se cuestionó.

Así, el secretario del comité de empresa de Casal aludió a casos de "enchufismo" respecto a la subrogación en Los Amarillos cuando se rescató la línea de Bellavista, o en referencia a "los hijos de empleados de Tussam que entraron en esa empresa pública con el solo mérito de ser hijos de quienes eran, todo ello propiciado por los sindicatos de Tussam".

"Las diferencias existentes entre los trabajadores de Casal y los de Tussam está en el sueldo y en la exigencia, pues en las empresas privadas los salarios son más bajos y los niveles de exigencia a los trabajadores son más altos que en las empresas públicas", criticó Ruiz, que aseguró que la calidad del servicio de las líneas de Casal "en algunos casos supera a líneas llevadas por trabajadores de Tussam".

uno por contrato dijo...

¿Que puede decir UGT tussam de este ataque a los trabajadores por parte de el secretaro de UGT casal?

Jack Daniel's dijo...

uno por contrato: lo que puede decir UGT se lo tendrás que preguntar a ellos. Lo que yo puedo decir es lo siguiente:
Hice una huelga muy dura por los de rescatar a los trabajadores de Los Amarillos, una huelga que me costó el dinero y las represalias posteriores. No es que no estuviera de acuerdo en que había que rescatarlos, sino en la forma en la que se hizo tal rescate. Aquella huelga trajo muy malas consecuencias para los trabajadores de Tussam, de las que ya se ha hablado bastante en este blog.
Muy poco dice en favor del Secretario del comite de empresa de Casal el hecho de que él mismo alardee de que los trabajadores de esa empresa tienen salarios muy bajos y unas pésimas condiciones de trabajo, porque eso es señal inequívoca de que quienes les representan no están haciendo muy bien su trabajo como sindicalistas. La verdad es que no es como para alardear. En vez de criticar a otros trabajadores que procuran defender con fuerza sus intereses y sus condiciones de trabajo, se debería preocupar más y mejor porque las de los trabajadores que representa sean más dignas y mejores. La verdad es que si el futuro de los trabajadores de Casal está en manos de gente así, no lo veo muy halagüeño.
Y por cierto, el rescate de los trabajadores de los amarillos lo pactaron UGT y CC.OO a nivel provincial con el Ayuntamiento de Sevilla. Hasta lo que yo sé, no he escuchado al Secretario General de la sección sindical de UGT en Casal quejarse ni protestar ni rebelarse contra ninguna de dichas estructuras, a una de las cuales está adscrito y se mantiene inamovible entre otros con su propio voto.
Hay que ser más coherente en lo que se hace y quizá así te vayan mejor las cosas.