cabecera_tipográfica_trans

05 noviembre 2009

¿Estamos permanentemente vigilados?

Resulta que existe por ahí un aparatejo denominado Sistema de Integral de Interceptación de las Comunicaciones (SITEL) cuya tecnología permite interceptar y grabar en tiempo real cualquier comunicación telefónica e identificar a los hablantes (quiero pensar que previo ordenamiento judicial, aunque vete tú a saber).

El engendro ha sido el utilizado para interceptar y grabar las conversaciones de los implicados en el Caso Gürtel y es precisamente ahora cuando el Partido Popular, según su responsable de Comunicación, Esteban González Pons, lo considera "ilegal e inconstitucional" y acusa a Interior de que "lo mantiene en secreto" y de violar "la intimidad y el derecho de comunicación de los españoles".

Joder, cuando el Partido Popular afirma esto es como para acojonarse. Porque a Rubalcaba le ha faltado tiempo para salir a la palestra y recordarle a los populares que fue un gobierno del Partido Popular el que adquirió el invento, precisamente cuando era Ministro del Interior Mariano Rajoy, y que lo que les ocurre a los del PP es que están cabreados por lo del Gürtel. Yo diría que es más cosa de la memoria, algo que a estos conservadores parece no irles demasiado bien.

El panorama que se deduce de todo esto para los ciudadanos de esta sacrosanta nación no puede ser más desolador, o igual sí. Porque, entre un gobierno que no distingue su izquierda de la derecha e ignora que vive permanentemente en un centro ambiguo y una oposición que aspira a gobernar y he demostrado más que sobradamente la utilización a conveniencia propia de las instituciones del Estado y de la propia Constitución, estamos apañados.

Algunas veces no distingo si es que en realidad son así de estúpidos o es que nos toman a todos por tontos de remate. Si algo ha de ser constitucional en función de que sea yo quien lo utilice o no, es un motivo más que de peso para que cualquier ciudadano se eche a temblar de inmediato y no pare hasta la otra vida. Sobretodo cuando se trata de algo tan delicado que potencialmente puede inmiscuirse en nuestras vidas privadas con unas consecuencias del todo impredecibles.

Si la alternativa al gobierno que padecemos actualmente es ésta, mejor nos vamos.

¿Alguien tiene una isla desierta para perderse?



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y esos, amigo, son los medios "legales" de control, que si contamos los "alegales" de los múltiples servicios de información, nacionales y extranjeros, más los "ilegales" de todo el que le da por espiar a los demás, junto a los que se hacen "sin querer", y le añadimos los datos que tienen de tí en todos los ficheros habidos y por haber en la administración, carrefur, cortinglés, etc.,(¿ya has facilitado los tuyos a telefónica?), resulta que lo único íntimo que hacemos es... NADA.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: joder, has llegado a acojonarme.