cabecera_tipográfica_trans

18 septiembre 2009

¡Cuidado con el perro!

Ahora resulta que el temible dóberman, que se acercaba amenazante para devorarnos a todos con sus dentelladas ultra conservadoras, lo teníamos en el jardín cuidando de la casa, convenientemente domesticado a la espera de que nos fuera útil.

Lo alimentamos y cuidamos con mimo de conservacionista, esperando el mejor momento para sacarlo y mostrarlo orgulloso a los amigos que vienen a visitarnos.

Si es que, en el fondo, somos unos soñadores.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mas que un doberman parece un vampiro: de tanto querer domesticarlo al final te convierte en uno de los suyos y te hace a tí también un experto en chupar la sangre... ¡Así son los nuevos conservadores del capitalismo!

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: me gusta esa definición de chupa sangre. Quieren poner de moda el vampirismo, sí señor.