cabecera_tipográfica_trans

15 julio 2009

Este blog también alza la voz


Este Blog Alza la Voz es una iniciativa de los bloggers italianos para combatir el denominado ‘decreto Alfano‘, según el cual los autores de blogs o cualquier página web estarán sometidos a la norma de ‘rectificación forzada’, una estipulación que afecta a la prensa desde hace 60 años y que no es sino una mordaza a la libertad de expresión que los puede conducir a afrontar multas que oscilarían entre los 8.000 y los 12.000 euros.

Este nuevo intento de equiparar los blogs a las empresas periodísticas en lo malo, es decir, en los aspectos punitivos constituye una nueva y flagrante violación de los derechos de las personas y unas muestra más del miedo inveterado que determinada clase de dirigentes políticos tienen a que cualquier ciudadano se pueda expresar en libertad en el marco único de las leyes que nos rigen a todos por igual.

Los bloggers italianos que se han sumado a la campaña han permanecido durante el día de ayer sin postear, y se manifestaron amordazados en la Plaza Navona de Roma.

Jack Daniel’s Blog también alza la voz contra este nuevo ataque a uno de nuestros derechos fundamentales perpetrado en el mismo corazón de la civilizada Europa.

Vía | Mangas Verdes



4 comentarios:

Mechu dijo...

Flipante... no tenía ni idea y me parece una aberración. Parece que hay quienes no se enteran de que la comunicación en internet no puede equipararse a los medios tradicionales. Me uno a tu reclamo!

Jack Daniel's dijo...

Gracias Mechu. Es cierto, algunos contal de acabar con nosotros y con nuestra voz son capaces de declararnos hasta terroristas.

ASC SEVILLA dijo...

Anda que no, lo sabemos de buena tinta, somos, segun el Guti, unos niñatos y la kale borroka de Sevilla, todo por no postrarnos a sus pies..
En fin, con paciencia iremos dejando las cosas en su sitio.
Un abrazo.

Jack Daniel's dijo...

ASC: empieza a preocuparme la enfermiza obsesión que tienen estos tipos por perseguir a todo aquel que no piensa como ellos. Igual muy pronto se llevan una desagradable sorpresa.