cabecera_tipográfica_trans

22 abril 2009

Tussam hará juerga en Feria

Ésa es la gran noticia de la semana grande de la primavera de Sevilla este año. Los trabajadores de Transportes Urbanos de Sevilla no harán huelga durante esta Feria de Abril.

El ABC y los medios afines al poder se verán obligados a buscar aviones que se estrellan entre los teletipos de la agencias para poder rellenar sus titulares de alarma. Una lástima, con lo fácil que lo han tenido hasta hoy. Nada de “Sevilla secuestrada” ni de “chantaje inaceptable”; las páginas semivacías se rellenarán con relatos irrelevantes escritos para la ocasión.

Los sindicatos y la dirección de la empresa se encuentran negociando un convenio, o como se llame eso que están negociando, en un clima de absoluta normalidad. No se plantea el caso de los trabajadores que ven cómo finalizan sus contratos y no se les renuevan, ni la desesperación de los muchos que conforman la lista de espera, con unas oposiciones aprobadas en regla, y cuyos servicios jamás serán requeridos. Ni siquiera se están debatiendo medidas que puedan generar empleo. No es el momento. La crisis manda, y es una verdadera lástima que estén más preocupados por la solución de la crisis quienes la padecen que quienes la provocaron.

Poco importa la marcha de la negociación, el plazo legal para convocarla expiró el viernes pasado, por lo que se puede afirmar que este año, durante la semana de la Ferial de Abril, Tussam lo único que podrá hacer es juerga, aunque sólo aquellos cuyos turnos de trabajo sean compatibles con la diversión. Nada nuevo bajo el sol.

La vida sigue, la crisis avanza y estos medios continuarán, en nuevas ocasiones que así lo requieran, ejerciendo con la misma diligencia y profesionalidad la loable y ejemplar labor de fieles guardianes de la democracia que han venido desarrollando hasta ahora.

Y la anécdota es que ahora, cuando la ciudad ya tiene su flamante Metro, algunos empiezan a darse cuenta de la espléndida labor que esta plantilla viene realizando desde hace años. Ahora, cuando en el primer acontecimiento multitudinario desde su inauguración hubieron de soportar colas insufribles de más de una hora a la intemperie y los vagones atestados como si de ganado se tratase. Ahora toca destripar al Metro.

Pues ni lo uno ni lo otro. Los compañeros del Metro lo hacen con la misma profesionalidad y dedicación que los de Tussam. Ellos no ponen los medios y la masificación que se produce durante esos días es difícil de gobernar y llevar adelante. Es cierto que en Tussam se cuenta con la experiencia de años llevándolo a cabo sin dificultades, pero ellos también aprenderán con su esfuerzo y su trabajo y sabrán estar a la altura de lo que exige esta ciudad.

Otra cosa será que, cuando reivindiquen sus mejoras en las condiciones de trabajo, los medios hipócritas se lo reconozcan. Eso es harina de otro costal.

Bienvenidos a la locura delirante del transporte colectivo en esta ciudad y a la hipocresía de cierta prensa, compañeros.

4 comentarios:

Enrique dijo...

No te preocupes que si hay convenio o lo que sea, estos medios o lo que sean encontraran razones para ponernos verdes, por muy poco que suponga el acuerdo en lo económico y en lo social les parecerá mucho y seremos por enésima vez culpables, en esta ocasión, ser insolidarios ante la crisis. El problema no es lo que dicen, es quienes les creen sus mentiras y manipulaciones y los defienden.
Salud Grego.

Jack Daniel's dijo...

Pues sí, Enrique, ése es el verdadero problema, que todavía hay quienes los creen a pies juntillas.

Anónimo dijo...

Pues los trabajadores del Metro estan mosca porque no le salen las cuentas de las horas que tiene que echar.Si va a estar abierto 24 horas durante la feria y sólo hay dos turnos de 8 horas esto quiere decir que faltan 8 hoars por cubrir, ¿ Que pretende la empresa que lo gestiona? Pues que de 8 horas de trabajo pasen a realizar 12 horas cada currante del metro durante toda la semana. Eso es optimizar recursos. ¿ La feria? Como siempre, para los señoritos.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: pues sí, si no se espabilan seguron que acaban haciendo horas por un tubo y sin feria, como muchos de Tussam.