cabecera_tipográfica_trans

28 febrero 2011

Las encuestas disparan las alarmas en el PSOE andaluz



En el día de la Comunidad Andaluza nos han puesto a desayunar un amplio surtido de números. Porque en día tan señalado se han hecho públicos tres sondeos electorales que arrojan bastante luz sobre las intenciones del electorado de cara a los próximos comicios autonómicos.

Los sondeos que han visto la luz son el Barómetro Joly, efectuado por la empresa Commentia para Diario de Sevilla, otro de la empresa Sigma Dos efectuado para el diario Ideal, y un tercero, el “Estudio de la Situación en Andalucía 2011”, realizado por el Instituto de Investigación, Márketing y Comunicación para el diario ABC.

Aunque no se han publicado en profundidad todos los datos de los sondeos, de todos ellos se puede deducir una conclusión bastante meridiana: El Partido Popular va lanzado hacia lo que puede suponer un radical cambio de ciclo en una comunidad autónoma donde no ha gobernado nunca. Lo único que podría alterar esa tendencia es la decantación del alto porcentaje de indecisos por votar a los socialistas. El estudio del IMC para ABC sitúa la cifra cerca del 26%, algo más que un cuarto de la población.

El espectacular descenso del PSOE en los últimos sondeos publicados se cimenta sobre tres pilares principales fundamentales. En primer lugar, es prácticamente imposible defender lo indefendible y la política llevada a cabo por el Gobierno de Zapatero ha logrado implantar la desafección entre sus propios votantes. Eso de gobernar contra las bases tiene sus riesgos.

En el sondeo de Cimmentia para Diario de Sevilla, uno de los datos más reveladores es que el 25% de los electores del PSOE no lo votarán en las próximas generales. Las posibilidades de que dicho rechazo arrastre también al Gobierno andaluz son cada vez más reales. El hecho de que buena parte de dichos votantes opten por la abstención es ya una preocupación en el PSOE, pero tampoco se descarta que haya trasvase de votos al Partido Popular, en incluso a Izquierda Unida. Un hecho diferenciador, según este estudio, es que incluso un 16% de quienes votaron PSOE en 2008 consideran que la mejor coalición que se podría dar en las autonómicas es un gobierno PP-PA. Lo que concuerda con el dato de que casi un 70% de la población andaluza considera que la situación de la política local es muy mala, frente al 19,4% que la considera positiva. De hecho, la valoración de todos los políticos, sin excepción, ha ido disminuyendo paulatinamente desde que se inició la crisis.

El segundo factor determinante es la oleada de casos de corrupción que está asolando a la gestión política de los socialistas. La corrupción y el enchufismo ya es el principal motivo de preocupación para el 4,8% de los ciudadanos, mientras el segundo motivo de preocupación de la ciudadanía son los partidos políticos y el gobierno andaluz.

A medida que avanzan las investigaciones que se llevan a cabo sobre el caso de las prejubilaciones fraudulentas incluidas en los ERE financiados desde la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, salen nuevos nombres de cargos socialistas que no deberían estar en las listas. El último de ellos ha sido el del secretario de política municipal de Camas, en Sevilla, José Antonio García Prieto, incluido de manera presuntamente fraudulenta en el ERE de la empresa de confecciones Intersur S.A. Algo que, aunque el propio implicado ha desmentido, no ha impedido que el ex delegado de Trabajo en Sevilla e imputado por el caso Mercasevilla, Antonio Rivas, haya dimitido como miembro de la ejecutiva provincial del PSOE de Sevilla.

El caso de los ERE está alcanzando ya una trascendencia que se les escapa a los dirigentes del partido socialista en Andalucía. Lo que comenzó siendo un problema de índole local, alcanzó de lleno al gobierno de la comunidad a medida que se profundizaba en las investigaciones y ha terminado por convertirse en un problema nacional, cuando el Partido Popular ha optado por llevarlo al Parlamento.

Y, lo que es peor, el desarrollo de las investigaciones está otorgando relevancia y sacando a la luz otros asuntos relacionados igual de escandalosos que no son nada halagüeños.

El tercer pilar del desplome del PSOE no es sino consecuencia de su propia incompetencia a la hora de gestionar los asuntos de los ciudadanos en aquellos lugares en los que ha gobernado. Es el caso de Sevilla capital, donde la mala gestión en algunos asuntos de importancia capital, como el caso de las empresas municipales y de Tussam en particular, se han convertido en una rémora casi imposible de superar.

En el caso de la empresa municipal de transportes urbanos, se ha sabido ahora que en el pasado año volvió a perder un millón de viajeros. De los datos ofrecidos por la propia empresa se deduce claramente un importante descenso en el nivel y la calidad del servicio, hecho que ha propiciado un nuevo abandono por parte de los ciudadanos de la empresa como alternativa de transporte válida. Este nuevo dato se conoce en un marco especialmente problemático para la compañía, que no deja de tener problemas para efectuar a tiempo el pago de las nóminas de su personal y que, a raíz del desarrollo de los acontecimientos internacionales, hacen sus cuentas prácticamente insostenibles.

Con estos ingredientes, ya son pocos los que creen que, que incluso produciéndose un milagro, se pueda evitar la debacle de los socialistas en los sucesivos comicios a los que han de concurrir.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola degustación de esta mensaje es muy impresionantes , textos como éste dignificaan quien ler este blog:)

Daniel M. dijo...

#nolesvotes Ni un voto a PP ni PSOE.

Jack Daniel's dijo...

Daniel M.:la propuesta me parece importante, no así todos los argumentos en los que se basa. Me parece que es mucho más importante lo que ha caído a raíz de la crisis con las medidas que se han adoptado que la ley Sinde en sí, sin restar importancia a esto último. Creo que esa misma movilización debería haberse efectuado tras la imposición de los brutales recortes sociales que se han hecho. Pero nunca es tarde.