cabecera_tipográfica_trans

10 diciembre 2010

Los pescaditos de oro de Zapatero

Zapatero anda perdido en un círculo vicioso exasperante –puede que jamás haya estado orientado–, el mismo en el que ahogó su soledad el coronel Aureliano Buendía haciendo pescaditos de oro para cambiarlos por monedas de oro para hacer más pescaditos de oro: el vicio de hacer para deshacer después.

El inconveniente es que todo esto que le está ocurriendo a Zapatero no sucede en los magistrales párrafos de una novela, sino en la vida real, y que los pescaditos de oro que utiliza el Presidente del Gobierno no son unas baratijas para matar el tiempo, sino el Estado de bienestar y de derechos sociales que tan alto precio nos costó conseguir.

Zapatero se ha convertido en el protagonista del desmontaje como si de un mecano se tratase del Estado del bienestar que él mismo contribuyó a construir. Qué decir entonces de tantos otros anteriores a él y que profesaron su ideología cuyos esfuerzos y sacrificios se ven ahora arrastrados por los suelos como los muebles tras el paso de una catastrófica riada.

Lo peor de todo es que esa dilapidación sistemática de un bien que pertenece a todos los españoles la está ejecutando sin apenas oposición alguna y con el beneplácito de los que siempre han sabido sacar tajada de este país.

La sociedad española, ante el aluvión que le está cayendo encima, se muestra aletargada, en un estado de hibernación permanente que a la larga le puede costar muy caro, sobre todo a las generaciones venideras. Mientras en otros países la reacción a la ola de liberalismo a espuertas es cada vez más difícil de controlar, en España sesteamos como los reptiles al sol de la mañana, mientras contemplamos cómo se derrumba inexplicablemente el edificio que tanto esfuerzo nos costó levantar. Estamos noqueados y somos incapaces de reaccionar y dar la respuesta que semejante ofensiva contra el ser humano se merece.

Nos están pintando el mundo de tal guisa que ahora, por obra y gracia de no se sabe qué truco de magia, resulta que es un privilegiado todo aquel que lucha por el derecho a vivir dignamente. Y mientras nos peleamos con la espesa cortina de humo que nos plantan ante nuestras narices y nos desorienta, ellos se dedican a vender al mejor postor los enseres más valiosos de nuestra propiedad y a recortar libertades incluso tirando de la represión más descarada para atolondrarnos y que no despierte en nosotros la adormecida capacidad de respuesta.

De seguir así las cosas, cualquier día nos desvelaremos y encontraremos un erial donde antes hubo un país y ni siquiera tendremos fuerzas ni ánimos para lamentarlo. No sé qué seremos capaces de decirles a nuestros hijos entonces y prefiero no imaginármelo. Antes apuesto por soñar que quizás seamos capaces de arrancarnos la venda y desposeer sin complejos a Zapatero, o a cualquier otro, de los pescaditos de oro con los que tanto le gusta entretener el tiempo.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Resulta que el presidente que más ha intentado extender el Estado de bienestar (ayuda a los cuidadores, ampliación de subsidios no contributivos, cheque bebé, becas, vivienda, ayudas al alquiler para jóvenes, matrimonio homosexual, ampliación del aborto, memoria histórica, refinanciación autonómica, modernización de los estatutos, etc., ¡que flaca es la memmoria!) es el que ha tenido que recortar gastos para salvar lo que nos quede. Precisamente eso es la socialdemocracia: no pretende cambiar el capitalismo, sino hacerlo más equitativo y con rostro humano. No es el comunismo: cambio de sociedad y planificación estatal de la economía, cosa imposible en un mundo interrelacionado y global.
Con esas reglas y una crisis encima que te exige "solvencia", hace como cualquier familia que va a un banco a pedir un préstamo: dar garantías. Es cuando toca ahorrar de donde sea. Si él, que es partidario de una redestribución social de la riqueza, se ve impelido a eso, ¿qué hubiera hecho la derecha, que apuesta por el liberalismo económico sin regulación alguna?
Esa es la pregunta que convendría hacerse para analizar el presente y apostar por un futuro más esperanzador, cuando vengan otra vez las vacas gordas (que vendrán porque si algo se sabe de la economía es que es cíclica).
Ello no quita, evidentemente, la crítica a lo mal hecho y a los errores, pero sin perder el rumbo del modelo social que pretendemos, algo que no está de moda: la ideología.
Un abrazo, Gregorio.
Dan

Jack Daniel's dijo...

Dan: precisamente la ideología es la que te sugiere que seguramente había otro camino diferente a la hora de efectuar los recortes. Es ahí donde ha fallado, a mi entender.