cabecera_tipográfica_trans

25 junio 2010

Se quejan del gerente al Vicepresidente de Tussam

Cuando el río suena agua lleva, dice el refrán. Y va a ser que es cierto.
A Arizaga, el gerente de derechas que el Alcalde se empeñó en colocar al frente de Tussam, se le desprenden los amigos como las hojas a los árboles en otoño.
Ya no son sólo esos insensibles revolucionarios de pacotilla de los sindicatos, o este que escribe --Arizaga asegura a los periodistas que le preguntan que lo mío es una cruzada personal-- son los únicos que se quejan de su falta de talante y sus métodos dictatoriales.
Al coro de voces de las quejas se le han sumado ahora las de algunos integrantes del Comité directivo de la empresa, que le han ido con el cuento al vicepresidente de Tussam, Juan Ramón Troncoso, de que Arizaga no vale para lo que en el mundo moderno se conoce como relaciones interpersonales.
O lo que es lo mismo, que cuanto hemos venido denunciando durante estos años quienes no hemos tenido miedo a hablar, a pesar de la segura represalia, y a contar lo que veíamos negativo porque entendíamos que era lo mejor que podíamos hacer, teníamos más razón que un santo.
También es verdad que podían haberlo hecho mucho antes y de paso evitar algún que otro disgusto, pero ya se sabe que el miedo es libre y que uno lo invita a almozar cuando quiere.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes algo de los eventuales que estamos a fuera.Si tienes alguna informacion seria un gran detalle que lo pusiera.
Gracias

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: no sé más de lo que vosotros sabéis, que no los están llamando. De todas maneras, si tenéis cualquir información que darme, en la barra lateral del blog está mi correo. Colaboraré cuanto pueda en difundirla.