cabecera_tipográfica_trans

24 mayo 2010

Monteseirín, Robin Hood del Guadalquivir

Alfredo Sánchez Monteseirín, alcalde de Sevilla, se le llena la boca cuando habla de apretarse el cinturón y arrimar el hombro entre todos para superar la crisis. Habla con grandilocuencia desmedida de dolorosos sacrificios que habrá que asumir, aunque siempre suele estar mirando hacia un lado desconocido y remoto cuando pronuncia esa solemne frase. Debe ser porque hay palabras en el diccionario de la lengua que producen más repelús que otras, y recorte debe ser una de ellas.
Monteseirín es especialmente locuaz cuando se refiere a una de las empresas que gobierna en la que ha empleado un notable empeño para llevarla a la ruina más absoluta: Tussam.
En especial, es cuando se refiere a los trabajadores cuando su discurso se torna más virulento y venenoso y se convierte en un aguijón justiciero destinado a deshacer el injusto entuerto de que existan empleados que cobren la barbaridad de treinta mil euros al año por su trabajo. Hasta dónde vamos a llegar.
Porque Monteseirín es en esencia así, un Robin Hood a orillas del Guadalquivir, cuya misión consiste en salvar de la bancarrota a la que han llevado a su ayuntamiento esos enigmáticos duendecillos vestidos de azul añil y blanco, que tienen la incómoda costumbre de recorrer las calles de Sevilla a lomos de enormes autobuses urbanos pintados de color carmesí.
De ahí su loable empeño en desposeer de la riqueza desproporcionada a estos desalmados y repartirla entre desheredados sin techo como Arizaga y su cohorte, a más de ochenta mil euros el pelotazo. Una miseria a fin de cuentas, que apenas les va a servir para llegar a fin de mes, pero menos da una piedra.
La roncha del ayuntamiento que este adalid de las causas justas gobierna con tanto tino nos sale ya a cada sevillano por 522 euros del ala. Calderilla pura si se compara con el loable propósito del alcalde de librar a la ciudad de la plaga de bandoleros armados con un volante y una bolsa recaudatoria pendiendo del costado.
Según ha publicado el diario El País, el ayuntamiento cuenta con setenta y cinco directivos en su seno, de los que veinticinco cobran más que el propio Presidente de la Junta, José Antonio Griñán. O lo que viene a ser lo mismo, que se llevan calentitos más de 81.155 euros brutos al año. Para que luego digan las malas lenguas que don Alfredo no entiende a la hora de repartir la riqueza.
Es significativo en este aspecto el caso de Tussam, cuyo Comité de Dirección está compuesto por siete integrantes más ese líder natural que es el gerente. De Arizaga ya se ha dicho aquí por activa y por pasiva que su sueldo ronda los ciento cuarenta mil euros al año, superando al del mismísimo Presidente del Gobierno. Eso además de que, al mismo tiempo, es administrador único de la empresa ING Consultores Técnicos S.A.L., de la que me supongo que también cobrará un pico. No me pregunten por incompatibilades, que ese palabro es cada día más difícil de utilizar en política.
Pero no se vayan a creer que es mucho, qué va, porque llevar una empresa a la ciénaga insondable de la quiebra requiere un ingente trabajo, tanto que el pobre hombre no tiene tiempo ni para rellenar correctamente la declaración de bienes, de obligado cumplimiento para todos los demás.
Según el mismo diario, al menos siete de esos ocho directivos cobran más de ochenta mil euros al año, llegando en algunos casos a sobrepasar los cien mil, sin que hasta ahora en ninguno de los llamamientos a la austeridad realizados por los gestores de la empresa y por el propio alcalde se haya mencionado siquiera la posibilidad de un recorte salarial por arriba. Para qué, teniendo mil cuatrocientas almas debajo que pueden soportar la carga con heróico estoicismo.
Desgraciadamente, el artículo en cuestión no menciona los pecunios de adláteres y chupaculos, que también los hay y muchos, porque demostraría bien a las claras que los sueños quijotescos del alcalde nos salen por un buen pico.
Porque cuando Monteseirín se mete a justiciero, que vayan temblando El Zorro y cualquier hueste revolucionaria que se precie.

PD: Hoy se celebra el primer juicio por el caso del suicidio del conductor José Luis Alonso como consecuencia de los sucesos acaecidos durante la huelga de 2007. Es el primer tramo de un desesperado camino emprendido por su familia para intentar recuperar la dignidad arrebatada de su ser querido. Desde aquí toda mi solidaridad y apoyo para ellos.





6 comentarios:

Anónimo dijo...

GRACIAS DE CORAZÓN. RECIBIRAS UNA TARJETA CON LAS FOTOS DEL DIA DE HOY, PROTESTANDO DELANTE DEL JUZGADO DE LO SOCIAL Nº 8 .

SALUDOS

Anónimo dijo...

¿Por què no os manifestais los trabajadores de Tussam para que esos 8 directivos no insulten a nadie cobrando esos sueldos desorbitados que ellos mismos se han puesto? Lo mismo que habeís hecho huelga y os habeis manifestado delante de la caseta del PSOE en contra de la externalización de algunas líneas podiais hacer lo mismo para que esta gente se rebaje su sueldo. Seguro que recibiriais muchos apoyos de todos los ciudadanos sevillanos. Y de los que no lo son también.
pD: Muchas veces con tanta retorica y por querer adornar tanto el artículo distraes al lector y haces que se pierda. No se entiende bien el mensaje que quieres transmitir.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: de nada amigo, y gracias por las fotos.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: la verdad es que no sería una mala idea a la que me apuntaría con gusto. Desgraciadamente, no soy yo quien convoca las huelgas, sino las secciones sindicales, pero no estaría mal proponerlo.
En cuanto a lo de la retórica, te agradezco sinceramente la sugerencia, que tendré más en cuenta de ahora en adelante. Siempore es bueno que alguien te ofrezca puntos de vista nuevos que te hagan mejorar. Gracias.

leon dijo...

No mas que agradecer tu labor,que tanto esta haciendo ver a tanta gente intoxicada por los medios de ¿informacion?,perdon,DESINFORMACION.
Gracias JACK,porque aunque utilices retorica,todas y cada una de tus palabras van encaminadas a hacer visible la verdad.

Jack Daniel's dijo...

León: gracias a ti por tus palabras.