cabecera_tipográfica_trans

09 julio 2011

Rubalcaba y las ecuaciones de poder

Alfredo Pérez Rubalcaba ya es el candidato oficial del PSOE a las próximas elecciones generales. El ex Vicepresidente del Gobierno pretende concurrir a los próximos comicios con un programa “realista y reformista”. Hace pocos días afirmó en público que conocía la fórmula para crear empleo, cosa que creó todavía más estupefacción cuando aún hoy ostenta el cargo en un gobierno que ha sido incapaz de hacerlo desde que se inició la crisis. Como él mismo afirmó en su comparecencia de ayer ante los medios para anunciar que abandona su cargo: “cosas de la política”.

Algunos de los ejes de dicho programa que se han desvelado para los medios son el impulsar fórmulas de mejora de la calidad democrática y una afirmación un tanto pretenciosa, que “la crisis no puede tener un coste cero” para los bancos. Dos propuestas que apuntan directamente al corazón del Movimiento 15-M. Nada más de momento, ninguna otra referencia a la amplia lista de reivindicaciones de los indignados.

Pero la recuperación de la credibilidad de la política que pretende Rubalcaba y de la confianza perdida de los ciudadanos no puede ser tan fácil como para inscribirse en dos promesas de las que luego habría que comprobar su intención de cumplimiento y en qué medida o profundidad. A pesar de que ha asegurado que no prometerá “cosas que no pueda cumplir”.

Ya la propia elección del candidato en el seno interno del partido socialista ha dejado bastante que desear, por su falta de transparencia y por la imposición desde la cúpula de impedir el debate interno de ideas que buena parte de la militancia exigía. Se vetó la candidatura de Carmen Chacón, que proponía un giro a la izquierda en lo referente a la autonomía de la política frente a los grandes poderes económicos.

Precisamente, uno de los que con más cerrazón se opuso a esta opción fue el propio Rubalcaba que, junto con Pepe Blanco, amenazó con la celebración de un congreso extraordinario que supondría la inmediata dimisión de Zapatero si se apostaba por unas primarias con Chacón como aspirante. Rubalcaba defiende que un giro de tales características no tiene posibilidades y que situaría al PSOE en una situación de máximo peligro ante las próximas elecciones generales y su más que previsible paso a la oposición.

La maniobra en sí no deja de engrasarse en función de lo que se barajó desde un principio cuando su nombre se barajó como posible sucesor de Zapatero: perder con la mayor dignidad posible y evitar que la derrota se convierta en otro varapalo de magnitudes similares o peores a las de las últimas municipales. En definitiva, perder la menor cuota de poder posible. Porque, por más que le pese al 15-M, la política en este país, tanto a nivel general como en interno de los partidos, se sigue gestionando bajo el imperioso mandato de las ecuaciones de poder.

El otro día me decía un amigo, y asistente asiduo a las convocatorias del 15-M, tras hacerse públicos algunos de los guiños en el mismo sentido de Griñán durante el debate del Estado de la Comunidad, que “después de 35 años de nepotismo en Andalucía no nos lo creemos, lo siento”.

Es el handicap más importante al que se enfrenta el nuevo candidato, la escasa credibilidad que puede aportar alguien que ha estado en el epicentro de las medidas que han supuesto el mayor recorte en derechos sociales en la historia de la democracia y que, ahora, asegura tener la varita mágica para superar las mismas dificultades que desde el gobierno resultaron del todo imposibles.

Un cuento que, dada la situación del país y de la opinión pública, será de muy difícil digestión.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, de la impresion que diga lo que se diga la incredulidad del personal no va a permitir ese giro a la izquierda de PSOE. Veras, si algunos dirigentes socialistas, o mejor, socioliberales, observan que los ciudadanos, a pesar del intento de cambio del partido, no se obtiene el apoyo necesario, tendran la justificacion precisa para justificar su escoramiento a sus posiciones ideologicas. Es decir, clavaran sus dardos en aquellos que han pretendido volver a la socialdemocracia, imputandoles su fracaso a que los ciudadanos exigen reformas, pero unas reformas mas cercanas a tesis liberales que socialistas. Si como te ha dicho tu amigo no se creen lo que dicen los politicos mal vamos, salvo que se presenten ese heterogeneo movimeinto llamado 15m a unas elecciones y, tras conseguir los millones de votos necesarios, modifiquen las leyes necesarias para cumplir esas magnificas demandas que nos permitiran vivir en un mundo mejor, no se si aislados, donde la economia capitalista no obligue a los gobiernos a destrozar las conquistas sociales de tantos años de lucha. Pero ¿ Es el capitalismo el problema? ¿ O es la solución? En principio no debe ser el problema, pues un sistema capitalista es el que ha funcionado en Europa, al menos desde el final de la II guerra mundial, y donde se consiguieron notables avances sociales.Que yo sepa Suecia no es comunista y sus avances sociales se han realizado en un sistema capitalista. Luego si no es el problema tendrá que se la solución. Y es aquí donde intervienen los partidos politicos. Al menos hay dos formas de encarar esta fase de concienzacion de que la solucion no es la ruptura del sistema si no su reforma. Una, la neoliberal, fracasada en el cono sur americano. Otra la socialdemocrata, que paradojicamente cuenta con mas detractores entre sus simpatizantes que entre los adversarios. Nada que hacer con aquellos, como tu amigo, que ya no se creen nada. Entiendo su escepticismo, no comparto lo del nepotismo, porque seria calificar a los andaluces de complices de ese nepotismo por elegir durante 35 años al PSOE. Solo un dato, el crak del 29, precedente por su virulencia a la crisis actual, se llevó por delante regimenes enteros de paises que estaban a miles de kilometros de distancia. La joven Republica española es un ejemplo claro de ello, donde su contrajo el comercio exterior y donde el credito disponible practicamente no existía. La Alemania prehitleriana, que unido a las severas condiciones de rendicion tras perder la 1 guerra mundial se vio afectada de un proceso inflacionario sin precedentes, el cual concluyó con la llegada del nazismo. La Italia donde Musolini inició su ascenso al poder con discursos incendiarios contra los comunistas o socialistas como culpables de los males del pais. Por ultimo, de momento, el sistema se puede y se debe reformar porque las otras opciones no parecen muy claras. ¿ Vivir en falansterios? Me apunto si alguien me dice donde se va a crear uno. Si no los Kizbut judios o los religiosos Amis americanos. O subdito del Vaticano, el unico pais que no parece tener crisis.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: gracias por un tan exhuberante repaso a la historia reciente, pero a mi entender te has extralimitado en el retroceso temporal. No es necesario retrotraerse tan atrá en el tiempo, a los inicios del siglo pasado, para encontrar las causas de la escasa credibilidad, por no decir ninguna, que el PSOE y el resto de partidos hasta ahora ungidos por el poder, levantan en la ciudadanía. Sólo tienes que pensar en aquel histórico y memorable "no os fallaré" de Zapatero tras su primera victoria electoral y que ahora, transcurrido el tiempo, no se dabe si se lo decía a los jóvenes, como aseguraba, o a los poderes fácticos, coimo al final ha sucedido.
Como ese te puedo poner ejemplos hasta llenar siete páginas de comentarios como ésta, y tú lo sabes. La escasez de credibilidad se la han ganado ellos a pulso y sus métodos a la hora de hacer las cosas. Y la crisis de credibilidad es tan profunda que me temo que esta vez no será suficiente con una operación de maquillaje marketiniano político. Pues muy poco creible es quien es incapaz de efectuar en su propia casa los cambios que predica va a efectuar en casa ajena.

Anónimo dijo...

Lo que me hubiera sorprendido es que Zapatero saliese al balcon de Ferraz diciendo que nos iba a fallar, que castigaría a aquellos que le llevaron a la Moncloa, que reduciría el salario y las pensiones, al menos se han salvado las minimas, eso es lo que me hubiese dejado perplejo, pero como decia Ortega y Gasset; el hombre es el y sus circunstancias. Ahora el candidato Rubalcaba se propone girar hacia esas politicas que las circunstancias obligaron a posponer ! Y no se le cree! Bien, es logico que la gente no crea en este tipo de proclamas pero ¿ Debemos tirar toda esperanza de cambiar la situación? ¿ dejamos que los poderosos acaben con la posibilidad de iniciar otra vez el camino hacia la igualdad,imponiendo una sociedad individualista y egoista? Para que ello no ocurra el tiempo es ineludible, es decir, el momento en que se dicen las cosas, incluso hay que entender que luego es el propio tiempo el que impone su logica. Nadie, y perdon por retrotaerme a mediados del siglo XX, podía pensar que EEUU tiraría dos bombas atomicas sobre Japon. Y mas recientemente nadie fue capaz de preveer la crisis que nos ha llevado a esta situación. Sí, ya se que alguno me podrá decir que Zapatero la negó cuando conocía, o debía conocer, que sus consecuencias iban a ser desastrosas en terminos humanos, pero no por ello debe incluirsele en la especie de moustruo que cada mañana se levanta pensando en como reducir el pais en un territorio sin posibilidad de regeneración. Desde la reinstauracion de la democracia no hemos conseguido tener un presidente del gobierno que pase a la historia por lo que hizo bien, es más, da la sensacion de que cualquiera que llegue, haga lo que haga, será quemado publicamente, lo digo metaforicamente. Suarez, Felipe, Aznar y ahora Zapatero tienen que soportar las criticas, desde luego, pero se debe analizar sus gobiernos en los contextos en los que se producen, y ver si la salida que escogieron a sus multiples problems eran las mas adecuadas o había otras opciones mas plausibles. Zapatero podía haber salido diciendo que lo que le exigian en mayo del 2010 otros jefes de gobierno era inasumible para él y por lo tanto convocaba Elecciones Generales y que el pueblo se manifestara. Seguro que otros le dirian que para eso fue elegido, que asuma sus responsabilidades, y que apelar al pueblo es escurrir el bulto; ya ves hay opiniones para todos los gustos.
El PSOE se mueve, es cierto que muy despacio, con lentitud, pero es necesario que sea así. Si no, vayamos a un congreso, definamos con claridad nuestras posiciones, concluyemos que nos toca ser los paladines de la derrotada socialdemocracia en el mundo occidental, pero lo que no se nos puede pedir es que seamos la vanguardia de la izquierda y luego, cuando el capitalista mundo occidental nos presione, no asumir el coste, porque la autarquía ideologica no tiene sentido en un mundo tan complejo.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: en mi opinión lo primero de lo que se debería desprender el PSOE es de esa especie de condición de mártir incomprendido que le ha venido acompañando en todas sus últimas actuaciones. O se es socialista o no se es, así de simple. Además, al final aplica las mismas políticas que la derecha, salvo matices mínimos y, lo que es peor, utiliza la misma mercadotecnia para vender sus mensajes poco creíbles, con tal abuso que incluso se le vuelven en contra. Un ejemplo: en comunicación se estudia la Ley del efecto boomerang a la hora de analizar las consecuencias de los mensajes informativos. Esta ley dictamina que cuando se abusa en los mensajes con el argumento del miedo, el efecto que se busca puede volverse en contra y rpoducir justamente las consecuencias opuestas a las que se deseaban. ¿No te suena esto un poco al uso y el abuso del "cuidado que viene la derecha?. Es sólo un ejemplo más que demostrativo de que al PSOE no es que le falle la comunicación, ni la manera de explicar las cosas como algunos defienden, sino que lo que de verdad falla es la falta de ideas. Otro ejemplo, Rubalcaba votó todavía no hace un mes en el congreso en contra de la recuperación del impuesto del patrimonio a propuesta de una inciativa de IU. Ahora viene diciéndonos que lo quiere recuperar. ¿Me lo tengo que creer?, ¿y ese bien tan escaso en los políticos de la coherencia, en qué ha quedado?.
Más que una preocupación sincera por los males que aquejan a la generalidad de la sociedad, parece que bajo todo esto subyace ese inmemorial apego al poder que tanto daño le hace especialmente a la izquierda. Aquí de lo que se trata, seamos sinceros de un puta vez, es perder por la goleada mínima posible, de perder cuanta menos cuota de poder mejor, y nada más. No hay giro a la izquierda, ni leches, sólo hay un agarrarse a la desesperada a determinados guiños inconcretos y de difícil puesta en práctica -siempre se le podrá echar al PP y a los nacionalistas la imposibilidad de reformar la ley electoral, por ejemplo- porque la derrota sea lo más leve posible y que el PSOE no se convierta en la mayor sucursal del INEM de España.
Te dejo un enlace por si te interesa seguir ahondando en estos temas.
http://www.juantorreslopez.com/component/content/article/137-articulos-de-opinion-y-divulgacion-2011/2445-rubalcaba-y-zapatero-o-la-cuadratura-del-circulo

Anónimo dijo...

etra´s de este movimiento está Rubalcaba.
Está claro, tenía que idear una nueva y fantástica campaña de Marketing, al estilo del más puro ZP, para poder tener alguna opción en las próximas elecciones.
Lo mejor: levantar a los "indignados", hacerse el "loco" (uy, fijate, que revolución) y luego al final descubrir el pastel diciendo que los apoya, y que él es la nueva España, el nuevo PSOE, un "cambio radical" con soluciones (coño, pues que las hubiera puesto en marcha hace 3 años, que era nada menos que el VICEPRESIDENTE DE ESPAÑA)
Una separación absoluta del quemado ZP, pero avivando un nuevo fuego de izquierdas que arrastre a las masas desilusionadas con el pero presidente de la historia.
Ésto y un comunicado de sus colegas de negociación, los etarras o Bildu, justo antes de marzo, y puede que al menos la derrota sea lo suficientemente dulce como para poder pactar con ellos y PNV la continuidad al frente del gobierno de esta pobre España, más desmembrada que lo que sus ciudadanos quieren, y pisoteda y ninguneada por sus vecinos y clientes.

Alfredo "el indignado", ójala los españoles no sean tan tontos

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: en lo referente a la estrategia de comunicación política, estoy de acuerdo. En lo referente a Bildu no. Yo soy un Mayor Oreja y tampoco creo en sus fanctochadas. Los tribunales de justicia son quienes han dictaminado su presencia en las instituciones. ¿Por qué es un santo el Tribunal Constitucional cuando tumba el Estatuto de Cataluña y no ahora cuando permite que Bildu se presente a las elecciones? Es el mismo tribunal, por lo tanto de teoría de la conspiración nada de nada.