cabecera_tipográfica_trans

01 octubre 2010

¿Es incompatible ser concejal y participar en un piquete?

En Sevilla, la huelga general ha provocado un debate de los que levantan pasiones en esta singular ciudad.

Resulta que el delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla y miembro de Izquierda Unida, Carlos Vázquez, participó la mañana del 29S, junto a otros altos cargos municipales, en un piquete que destrozó el mobiliario de un establecimiento hotelero en la calle Alfonso XII.

La información la difundió el diario ABC de Sevilla mediante un vídeo en el que se puede identificar a Vázquez y hasta trece personas vinculadas laboralmente al Ayuntamiento. Entre ellos el director del área de Juventud y Deportes, Pedro Miño, el gerente de Sevilla Global, David Pineda, y el de la Fundación DeSevilla, Miguel López Adán, así como Iván de la Blanca, coordinador del Grupo Municipal de IU y consejero de esta formación en Sevilla Global.

En ningún momento se ve en las imágenes al delegado en actitud violenta o algo parecido, pero se le recrimina su pasividad ante el comportamiento de sus compañeros y el que no hiciera nada por impedir su actuación.

Pero la presencia de un cargo público como integrante de un piquete coactivo ha levantado la polvareda en la ciudad. Tanto las asociaciones de comerciantes, la Confederación Empresarial Sevillana (CES), la Cámara de comercio, la Asociación Empresarial de Hostelería, como el candidato a la alcaldía por el PP, Juan Ignacio Zoido, y la candidata del PA, Pilar González, han pedido su inmediata dimisión o un cese fulminante por parte del alcalde. Monteseirín, sin embargo, apoya al delegado y amparó su versión de los hechos. Por su parte, Juan Espadas, candidato a la alcaldía por el PSOE, se desmarcó de la decisión del alcalde y compañero de partido y defendió que Váquez debería pedir disculpas a la ciudadanía “por estar donde no debía”.

Carlos Vázquez admitió su participación en el piquete, pero no en los actos violentos, y manifestó en rueda de prensa que se sentía “orgulloso” de ir en un piquete informativo, un acto de coherencia dada su militancia en el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO).

Está claro que la actuación de Vázquez se sale de lo políticamente correcto y de lo esperado de un concejal del Ayuntamiento de Sevilla. De ahí a imputarle la comisión de actos vandálicos hay un buen trecho. Como tampoco significa que, por el hecho de encontrarse en ese momento allí, apruebe y sea cómplice de lo que otros hicieron. Si a cada ciudadano que mira hacia otro lado cuando se está cometiendo un delito se le procesara e hiciese pagar por ello, no habría un alma por las calles.

Lo que sí es evidente es que Vázquez debería saber elegir mejor los piquetes con los que hacer visible su militancia sindical y su adhesión incondicional a la huelga general. Es novedoso que los políticos se impliquen en una protesta sindical de manera directa, no está demasiado bien visto incluso en aquellos que deben buena parte de su carrera política, si no toda, precisamente a un pasado de militancia sindical o activismo ciudadano. Tampoco creo que haya ninguna ley que obligue a un político a renegar de su pasado como activista en pro de los trabajadores, aunque en la vida real es lo más frecuente.

El debate que quiero plantearos aquí es si creéis que un político, cuando es elegido en las urnas por los ciudadanos, debe renunciar a su activismo, aunque la causa de su elección haya sido precisamente ésa. Yo debo confesaros que no lo tengo nada claro, porque de ser así detecto un cierto grado de incongruencia. Por ejemplo, ¿un diputado verde debe renunciar a participar en las acciones llevadas a cabo por su movimiento ecologista?

Espero vuestras aportaciones.



5 comentarios:

Basilio Pozo-Durán dijo...

Lo incompatible es ser de izquierdas y no defender los intereses de la clase trabajadora, y lo llamativo es que a ti te asalten dudas precisamente cuando alguien actúa coherentemente.

Jack Daniel's dijo...

Basilio: en lo de la coherencia es en lo que no tengo dudas ninguna. Como tampoco las tengo en las imputaciones de actuación violenta, cuando no se ven por ningún lado. En lo que me asaltan las dudas es en si cuando ostentas un cargo público es conveniente evitar situaciones así o no.

ASC SEVILLA dijo...

¿Es coherente no ser coherente?....a lo mejor en este enlace lo explicamos mejor sin ser partidistas:
http://ascsevilla.blogspot.com/2010/10/coherencia-politica.html

Anónimo dijo...

Más allá del objeto de discusión, en este blog se da un perfil aproximado del personaje en cuestión: http:// contracrisis.wordpress.com

Anónimo dijo...

Hay una ética y una estética: cada cual elige y la lleva en su prestigio. ¿Claro?