cabecera_tipográfica_trans

09 junio 2010

Mitología humana

Ramón Lobo

“Cuando el primer hombre sintió miedo se inventó un mito para combatirlo. Tras varios miedos y muchos hombres, otro hombre, algo más avispado, se inventó una religión entera que lejos de reducir los miedos, los multiplicó y organizó jerárquicamente. Casi a la vez se produjo la división del trabajo: al hombre que tenía miedo le pusieron a arar; el segundo se armó con la excusa de defenderle de otras tribus y el tercero, que decía tener línea directa con el dios recién inventado, se alió con el tipo de las armas para hacer la puñeta a quien daba de comer a todos y sostenía el chiringuito. En ese instante nació la esclavitud.
Después llegó la ciencia y se puso a explicar mitos uno tras otro y el hombre de las armas y el de la conexión divina patentaron la Inquisición para defender la esencia de su negocio: no tener que trabajar la tierra. Darwin se cargó la creación en seis días con uno de descanso al explicar con datos la evolución de las especies y otros locos andan metidos en un acelerador de partículas escudriñando el primer segundo del Bing Bang con el impío objetivo de cargarse el portal de Belén.”

Más en “Los mitos, dios y la ciencia”.



2 comentarios:

megustas dijo...

cierto, mejor no puede resumirse cómo funcionan las cosas en esta civilización nuestra
como te han ido los exámenes? seguro que mejor imposible

Jack Daniel's dijo...

megustas: todavía estoy en ellos. Me faltan tres nada más y un reportaje de investigación que estoy terminando y que espero publicar en algún medio o aquí en el blog.
Cuando concluya la carrera daré cuenta de ello en el blog.