cabecera_tipográfica_trans

28 mayo 2010

El chocolate del loro

Amanda Mars

“La cuestión es si la población va a ver equilibrado, equitativo, su sacrificio a golpe de símbolos, y cuándo el gesto resulta sólo populista. La equidad juega su papel importante para el funcionamiento de la máquina, de eso que llaman sistema. "Las medidas percibidas como injustas acaban fracasando, porque el que las tiene que aplicar -muchas veces, alguien distinto de quien las ha publicado en el BOE- busca subterfugios para suavizarlas; y también porque si bajas el salario de alguien que lo rechaza, ese alguien también tiende a rebajar su eficacia y el efecto es perverso", reflexiona Antón Costas, catedrático de Política Económica de la Universidad de Barcelona.
Para Costas, "no hay que despreciar el valor del simbolismo si va acompañado de una imagen de equidad". El catedrático advierte de que lo drástico del ajuste planteado por el Ejecutivo de Zapatero, uno de los más duros de Europa, "puede tener que ver con ese llamado síndrome de debilidad, que la psicología define como la tendencia a demostrar que eres capaz de hacer aquello de lo que los demás te ven incapaz".”

Más en “El chocolate del loro sí importa”.



2 comentarios:

Enrique dijo...

Un comentarista de radio nacional decía ayer que unos 30.000 millones de € han sido sacados del país desde qué Zapatero anunciara la subida de impuestos a los más ricos. ¿Qué a donde han ido a parar? a los paraísos fiscales, esos conglomerados de la economía sumergida del que gozan casi todos los países de Europa y a veces dentro del propio territorio como es el caso de España. Olvidadas ya las declaraciones rotundas hechas por los gobernantes europeos contra estos paraísos, de nuevo estas estructuras económicas someten al poder político con la excusa del “libre mercado”. La corrupción política, el enriquecimiento de unas minorías a costa del grueso de la población mundial, el negocio de traficar con armas, con drogas y con personas deben su éxito financiero a los paraísos fiscales. Un poder político sometido a los intereses de estas mafias no garantiza la distinción de poderes y la primacía de la ley, elementos que definen a un auténtico estado de derecho. De la participación y la presión ciudadana depende que los políticos pongan los medios para acabar con los paraísos fiscales.
Salud Grego.

Jack Daniel's dijo...

Enrique: amén.