cabecera_tipográfica_trans

17 marzo 2010

Infama, que algo queda

Antonio Muñoz Molina

“Ya se sabe el peligro que se corre cuando se atreve uno a no marcar el paso de la ortodoxia, tan querida entre quienes al parecer tienen por oficio la libertad de la imaginación y la rebeldía del pensamiento. Hay, por lo tanto, quien calla y otorga, quien firma estratégicamente algunos manifiestos, quien tal vez llega a darse cuenta de ciertos horrores pero elige callar "para no favorecer al enemigo", no sea que alguien diga que se ha vuelto de derechas. Hay, en una gran parte de la izquierda democrática europea y americana, una resistencia sorda a aceptar que la opresión y el crimen cometidos en nombre de la justicia son tan repulsivos como los que se cometen en nombre de la superioridad racial. Basta que una dictadura se proclame de izquierdas para que sus abusos merezcan la indulgencia de quienes nunca correrán el peligro de sufrirlos, del mismo modo que un grupo terrorista que asegure luchar por la liberación de un pueblo oprimido despertará la emoción romántica de anglosajones y escandinavos llenos de buenas intenciones, capaces de llorar por el desamparo de un gato abandonado, pero fríos como pedernal ante la sangre de una víctima humana.”

Más en “La costumbre de la infamia”.

Grande Muñoz Molina.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosamente redactado aquel viejo lema de que el fin no justifica los medios. Es cierto que la izquierda parece actualmente, desde que admninistra el capitalismo, bastante desnortada. Las clases medias no son los oprimidos que antaño quería liberar. ¿Qué ideales pueden dar cuerpo a la doctrina? El medio ambiente no es suficiente.
Dan

Jack Daniel's dijo...

Dan: la verdad es que es una delicia leer a Muñoz Molina.