cabecera_tipográfica_trans

01 marzo 2010

Cuando el premio se engrandece por el premiado

Ramón Lobo

“Al alejarse de Delmas, de Puerto Príncipe, de Haití y de estos cuadernos, el reportero no puede evitar sentirse un poco traidor. Les deja abandonados en su pobreza, confiando exageradamente en nosotros y en la capacidad y promesas de nuestros dirigentes. Cumplida su tarea regresa aparentemente inmune a su mundo de comodidades, pero sabe por experiencia que hay cosas que jamás se llegan a olvidar.”

Más en “Linda y Beewolf no tienen una casa como la nuestra.

Hay letras, actitudes y compromisos éticos que dignifican y engrandecen cualquier premio otorgado.

Enhorabuena, maestro.



2 comentarios:

Javier dijo...

Me quito el sombrero ante el gran Ramón.
Hace unos años leí el libro "El héroe inexistente" y sólo puedo decir que junto a Reverte y Meneses son los más grandes.

Un saludo

Jack Daniel's dijo...

Javier: comparto tu criterio.