cabecera_tipográfica_trans

10 enero 2010

El debate de la candidatura a la alcaldía de Sevilla en el PSOE

Si algo debería de tenerse como más que sabido en las filas socialistas es que los relevos en las instituciones que se gobiernan salen mejor cuando se hacen desde el propio poder, con candidatos que ante una eventual derrota pasen a engrosar las filas del “banquillo” con el objetivo de recuperar la institución en la siguiente confrontación electoral.

En esa línea iban las palabras del Presidente de la Junta, José Antonio Griñán, cuando afirmó que "queremos candidatos que quieran ser alcaldes, y de largo recorrido, que perseveren. Respeto a los que no se sientan cómodos en esa situación".

La ciudadanía no digiere bien que un candidato a la alcaldía de su ciudad se largue a las primeras de cambio, una vez consumada la derrota, y se ve condenado a la bancada de la oposición durante los siguientes cuatro años. La imagen que proyecta de escaso interés por la ciudad que pretendía dirigir suele pasar después costosas facturas al partido por el que se presenta.

En ese punto del debate se encuentran los socialistas cuando se disponen a abordar el futuro de la alcaldía de Sevilla.

El partido se encuentra dividido entre los que optan por que el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, no termine la legislatura y dé paso a un candidato que cuente con tiempo para actuar y afrontar con mejores posibilidades las próximas elecciones municipales y quienes defienden que el alcalde debe agotar la legislatura para que en su momento el partido designe a un nuevo candidato.

Los pros y los contras de cada una de las opciones son variados y para todos los gustos.

En la primera posibilidad, el candidato ejercería de alcalde desde la retirada del actual hasta las elecciones, lo cual facilitaría su conocimiento entre los ciudadanos y, de paso, proporcionaría un golpe importante a la estrategia de Zoido, que pasa por el desgaste hasta el final del actual alcalde. El inconveniente es, sin embargo, que el alcaldable tendría que salir del actual equipo de gobierno de la ciudad, con lo que la potestad del partido de designar al candidato futuro se vería bastante limitada.

La segunda posibilidad eludiría la merma de dicha potestad, pero supondría que el candidato elegido contaría prácticamente sólo con la campaña electoral para darse a conocer entre los ciudadanos. Salvo que se elija a alguien de reconocido nombre y prestigio entre la ciudadanía, las posibilidades de ganar la contienda electoral se verían bastante mermadas.

Esta división dentro del partido junto al hecho de que parece ser que el alcalde ya tiene decidido entregar la cuchara municipal es lo que hace que el debate de la sucesión esté tomando más protagonismo del deseado, cosa que no beneficia para nada a las aspiraciones socialistas de repetir en la alcaldía de la ciudad.

Quizás este sea el mejor momento para aprender del pasado y recordar que en 1991, tras los ocho años de alcalde de Manuel del Valle, Luis Yáñez fue traído desde la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y la presidencia del V Centenario para optar a la alcaldía de la ciudad por decisión del partido. Yáñez consiguió ser el candidato más votado, pero no logró los apoyos necesarios para desbancar al pacto PP-PA que propició que Alejandro Rojas Marcos (PA) cumpliera su sueño de ser el alcalde que inaugurara meses después la EXPO 92, el caramelo final a la ingente cantidad de obras y proyectos desarrollados por el equipo socialista de Manuel del Valle que transformaron para siempre la fisonomía de esta ciudad.

Luís Yáñez volvió ese mismo verano a su Secretaría de Estado y el PSOE tardaría ocho años en recuperar la alcaldía de la ciudad con el actual alcalde al frente.

Tal y como están las cosas, con Zoido acumulando ventajas en las encuestas que le acercan a una mayoría amplia, la decisión que se tome será trascendental. Otra cosa muy diferente es que los grandes egos en litigio o las disputas internas en la gran maquinaria del aparato del partido permitan la elección de la opción más adecuada y acorde a los intereses de la ciudad.



12 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto que el panorama electoral es complicado para el psoe de sevilla, especialmente por la baja simpatía que produce el Alcalde en un sector amplio de la ciudadanía, no así de la politica que durante estos años se ha llevado a cabo en la ciudad, pues una cosa es el programa municipal socialista y otra muy diferente quien lo debe poner en practica. pero yendo al nucleo del debate mi opinion, por si a alguien le interesa, es que el Alclade va a aguantar hasta el final de su mandato. ¿porqué? pues porque de esta manera el tiempo del candidato elegido por el partido no será suficiente para que el ciudadano lo conozca bien. ¿ Estoy diciendo que el alcalde lo que quiere es que el partido pierda las elecciones? No,lo que digo es que si se pierde siempre podrá luego decir que la culpa fue del provincial que no confió en él. Pero se le olvida una cosa, las pasadas elecciones no las ganó y ya llevaba 8 años de Alcalde. Y si estas no se ganan no es porque el candidato sea mejor o peor conocido, aunque sin duda un mayor conocimiento influye, sino por la obsecación del Alcalde de mantener un grupo municipal desunido, donde los concejales vieristas son ninguneados. Es decir, los concejales del sector que ganó el congreso provincial con el 90% de los votos. Aunque es posible que el 90% esté equivocado y Alfredo Sanchez este en lo correcto. Pero eso deberá decidirse en el proximo congreso provincial porque en este ultimo si no recuerdo mal Monteseirin no se presentó.

Anónimo dijo...

¡Huy, huy, cómo se cocina dentro de un partido! ¡La de "variables" que hay que tener en cuenta: familias, sectores, sensibilidades, fidelidades, etc., etc.!
¡Qué jardín tan atractivo...!
Para los de a pié, es mejor creerse que se elige al mejor y que se vota al que sólo se atiene al interés de la ciudad.
¡Ay, Señor...!

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: es otra forma de verlo, pero la peor jugada que el alcalde le podría hacer al provincial es irse ahora y poner a un sustituto de su equipo. Lo dejaría con las manos bastante atadas. Además se te olvida que existe un regional y un federal, que igual tienen algo que decir.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: en eso coincido contigo, es mejor creerlo así.

Angel dijo...

Mas allá de candidatos hay proyectos. Esta meridiano que el proyecto del PP es la privatizacion total de servicios y la especulación urbanistica con los ojos puesto en la dehesa de Tablada. Ponle encima a Zoido, el candidato de la caspa, es posiblemente el cabeza de lista más cavernario y tenebroso del PP en Andalucia, no solo por su pasado reciente represor, ni por sus vinculaciones con el ladrillo, sino por lo cerquita que anda de la secta de los legionarios de cristo rey, cosa que no lo debe gustar a ningun buen hijo de vecino.

El PSOE ha demostrado en la ultima decada lo voluble de su proyecto. Ha gobernado a duras y a maduras (no se cual es cual psra ellos) con PA e IU, dos fuerzas politica antagonicas. Se entregó al urbanismo bajo sospecha y al clientelismo del PA y luego paso a impulsar politicas contra la especulación de la mano de IU. De todo eso lo que se saca claro es que en "la casa comun de la izquierda" no tienen claro que quieren hacer con Sevilla, no solo a nivel de candidato (que a hoy dia no tiene) sino a nivel programático.

En el otro lado tenemos a IU, que a pesar de sufrir una persecución mediatica permanente ha mantenido su perfil propio (a veces incluso eclipsando al socio mayoritario) con un proyecto de ciudad moderna y habitable, puesta al servicio de las grandes mayorias, que ha impulsado numerosos y positivos cambios en la ciudad, desde la movilidad (carril bici) a la democracia con mayusculas (presupuestos participativos) pasando por la vivienda de proteccion publica, la inversion en los barrios olvidados o el impulso al deporte publico.

En su contra, tres factores. Que Torrijos no cae bien, que por su edad simboliza mal el cambio, la imagen deformada y demonizada que ofrecen los medios de difusion locales y el san benito de ser opcion minoritaria que siempre retrae a algunos con el cuento del voto (in)util.

Ojito con los outsiders, personalmente veo en 2011 un gobierno PP+UPyD, no si los "rosa" querran trincar poder, pero seguro que apoyaran al PP en la investidura. Mal futuro nos queda a los sevillanos si eso pasa asi, la caspa más caspa de la clase politica, deshaciendo lo que se hizo en los 8 años anteriores.

Virgencita, virgencita que me quede como estoy

Jack Daniel's dijo...

Ángel: buen análisis, amigo. La posibilidad de la irrupción de UPyD es algo con lo que pocos cuentas y puede ser perfectamente posible. Lo que ocurre es que sería un mal comienzo llegar y pactar con el PP, o bien para uno o para el otro, porque UPyD tiene una tendencia general a restar más votos a los populares que a los socialistas. El pacto en principio le valdría a Zoido, pero no para la reelección, porque entre el desgaste del gobierno y la mayor visibilización de UPyD durante la legislatura le restarían votos.
Yo tambié prefiero quedarme como estoy.
Un saludo.

151 dijo...

Ángel...¿suena al manido "que viene el lobo"?..por esta puta manera que tienen alguno de justificar políticas de derechas bajo ideologías de izquierdeadas, se recurre en demasía a esta singular frase...!!!ya esta bien!!! los que somos de izquierdas tenemos que forzar que los falangistas, fascistas y otras definiciones que acaban en "listas", desparezcan e los cargos de responsabilidad de los partidos de izquierdas.
No podemos estar toda la historia recayendo en los mismos errores por culpa de la puta miseria humana.
El facha con los fachas y sinceramente...votar IU o PSOE con los actuales dirigentes es como votar al PP, lo que pasa es que el PP no tiene parapeto ideológico y seguro que no se le aguanta ni un 1% de lo que estamos aguantando a los fascistas de "izquierdas" actuales o por lo menos no nos vamos a sentir mal cuando les cantemos las cuarentas.
Ten por seguro que aunque me pueda sentir internamente contrariado, como estos sigan en su linea y en sus puestos y no rectifican, este que te escribe va a dar toda la guerra que pueda y mas...
Un saludo.

Angel dijo...

A estas alturas pensar que votar al PP al PSOE o IU es lo mismo es peregrino.

Yo que tengo la suerte de ser de barrio, tengo los resultados en las narices cada vez que salgo de mi casa con la red de carril bici, un centro civico y una piscina nueva cosas (salvo el carril bici) que llevaban 20 años en el PGOU y que solo se ha hecho ahora. ¿No creo que sea casualidad ni que se deba a la confluencia de venus con saturno?

Sobre que viene el lobo, pues no se si sonará alarmista. Te repito lo que ha dicho el concejal Zoido en Antares varias veces, que TUSSAM se arregla privatizamdo y que lo mismo con LIPASAM o IMD, curioso que la prensa nunca haya sacado noticia al respecto....ni de que él lo de Tablada lo arreglaba en tres días.

Sobre el resto, prefiero debatir de lo concreto por no especular, ademas se me ha borrado sola una respuesta anterior más larga y como que en el trabajo no me puedo explayar.

Si me tuviera que jugar el dinero en el resultado de las proximas elecciones apostaria PP con apoyos puntuales de UPyD, para que los segundos puedan seguir dando la imagen de partido de los descontentos mientras apuntalan el bipartidismo (que es la función principal de UPyD), si me tuviera que jugar el alma, apostaria por al menos repetir con lo que tenemos.

¿Apunto bajo? pues probablemente

151 dijo...

Ángel...evidentemente me quedo con lo que actualmente tenemos, sin duda. Lo que no me quedo es con los dirigentes actuales y eso no se lava haciendo dos carriles bicis y un centro cívico. En mi barrio llevamos 20 años esperando el centro cívico, pero como votamos izquierdas, pues...!a las trincheras que vienen los nuestros! a estas alturas ya no me vale y te diría que me enorgullecería que los míos no fuesen los que privatizasen servicios públicos, solo eso. Si a ti te vale mas lo malo conocido, evidentemente estamos en el polo opuesto, yo no soy conformista y me movilizo o aporto para mejorar.

Jack Daniel's dijo...

Ámgel, Isi: tengo muy claro que prefiero lo que tenemos a estar bajo la sombra atávica de la derecha, pero también es cierto que la sociedad está exigiendo avances en ciudadanía y de que ha llegado la hora de que la osadía política de la izquierda salga a la luz y lidere esa ansia de cambios.

Angel dijo...

Jack y 151. Estamos de acuerdo.

El problema es que hay una izquierda acojonada, que gobierna como la derecha (y que yo personalmente pienso que lo hace porque es derecha) y otra izquierda más izquierda que por desgracia (salvo la matematica electoral de Sevilla ciudad y los gloriosos pueblos rojos que todavia quedan) no tiene ni la fuerza social suficiente, ni la fuerza social necesaria para hacer lo que hay que hacer.

A mi me queda el consuelo de que los "mios" (más bien a los que yo voto) al menos no van por ahi privatizando a diestro y siniestro y aunque hacen muchas concesiones (para mi demasiadas) son lo poco organizado de izquierdas que queda en este pais, y a nivel de gestión, una diferencia abismal tanto con el socio grande como con la oposicion cavernaria y troglodita.

De mientras que hacemos?? Pues construir ciudadania critica, movimiento sociales, asociaciones de vecinos, sindicatos combativos, radios comunitarias (pedazo invento Radiopolis en 98.4)...y el que se atreva que se meta en política (que no en politiqueria). Asi, creo yo, es como se hace democracia, que es justo lo contrario de la sociedad en donde vivimos.

Y en cuanto a lo de votar cada 4 años, seguire votando en conciencia a los mismo que he votado siembre porque o no defraudan o defraudan poco, sabiendo que el mercado electoral es basura y que esa basura le ha costado el sudor, la sangre y la vida a millones de trabajadores que se lo jugaron todo en la lucha por la democracia...asi de triste, esa democracia por la que tanto lucharon hoy me parece basura.

Jack Daniel's dijo...

Ángel: La democracia no es basura, la hacemos basura nostros. Estoy de acuerdo en apostar en más ciudadanía, porque eso es apostar por más democracia y de mejor calidad.