cabecera_tipográfica_trans

25 enero 2010

Continúan las desapariciones de periodistas y defensores de los derechos humanos detenidos en Irán

A principios de enero, Behrang Tonekaboni, periodista musical; su madre, Lily Farhadpour, y un colega suyo, Kayvan Farzin, fueron detenidos en Teherán, capital de Iran y desde entonces están recluidos en un lugar que se desconoce y expuestos a sufrir tortura y malos tratos

Behrang Tonekaboni tiene alrededor de 25 años y es director de la publicación musical mensual Farhang va Arhang. El día cinco de enero fue detenido en su oficina junto con su colega Kayvan Farzin, que trabaja como crítico musical en la misma publicación. Lo condujeron a la casa donde vive con su madre, en la que efectuaron un registro y confiscaron varios objetos, como el ordenador de la madre. Su familia no ha recibido ninguna información sobre su paradero desde la detención. Sufre asma y una enfermedad cardiaca. Necesita medicación periódica.

De Kayvan Farzin no tienen noticias sobre su paradero desde entonces. Mientras que Lily Farhadpour, periodista de 47 años y miembro de la ONG iraní Madres por la Paz, fue detenida en su casa el 20 de enero. Es mismo día había sido citada en una oficina del Ministerio de Información, pero cuando fue allí la enviaron a su casa sin interrogarla tras cinco horas de espera. Se ignora su paradero. Padece diabetes, para la que necesita tomar unos comprimidos periódicamente.

Madres por la Paz es una ONG formada por un grupo de mujeres iraníes que hacen campaña contra la posible intervención militar en Irán debido a su programa nuclear, piden "soluciones viables" a la inestabilidad de la región y se oponen a las detenciones y el hostigamiento de que son objeto los ciudadanos de a pie.

Desde que se hizo público el resultado de las elecciones presidenciales celebradas en 2009 que otorgaron la victoria al ya entonces presidente Mahmud Ahmadineyad se han venido celebrando manifestaciones de protesta que han sido reprimidas con excesiva violencia por la policía y la milicia paramilitar Basij.

Las manifestaciones se vienen celebrando desde entonces los días de importancia nacional en que se permiten los actos públicos, como el día de Qods (18 de septiembre), el aniversario de la toma de la embajada estadounidense (4 de noviembre), el Día Nacional de los Estudiantes (7 de diciembre) y la festividad religiosa de Ashura (27 de diciembre). Durante las mismas se ha detenido a millares de personas, si bien muchas han quedado en libertad posteriormente.

Según Amnistía Internacional, muchas de las personas detenidas durante el verano de 2009 fueron torturadas o sometidas a otros malos tratos. Al menos tres murieron a causa de torturas en el centro de detención de Kahrizak, cerca de Teherán. El 19 de diciembre de 2009, un tribunal militar de Teherán anunció que se habían presentado cargos contra doce personas en relación con abusos y que tres de ellas habían sido acusadas de asesinato.

a respuesta de las fuerzas de seguridad a las manifestaciones de Ashura y posteriores ha sido la más violenta desde los primeros días de las protestas. El sitio web de oposición Jaras calcula que se detuvo al menos a mil trescientas personas en todo Irán, de ellas seiscientas en Isfahán, doscientas en Nayafabad y quinientas reconocidas por las autoridades en Teherán.

Grupos de derechos humanos afirman que todavía hay al menos trescientas personas recluidas en la prisión de Evín de Teherán, e informes no confirmados indican que podría haber más en un centro de detención que se ha vuelto a abrir en el complejo de Eshratabad, en el centro de Teherán, que está bajo control de la Guardia Revolucionaria.

Las autoridades iraníes han hecho declaraciones que sugieren que los manifestantes que causen "disturbios" o cometan actos violentos, como incendios, serán acusados de moharebeh (enemistad con Dios), delito por el que puede imponerse la pena de muerte. El 18 de enero, cinco desconocidos fueron acusados, según informes, de moharebeh en relación con las manifestaciones de Ashura y podrían ser juzgados en cualquier momento.

Según información de Jaras y otras fuentes, desde las manifestaciones se ha detenido en sus casas y lugares de trabajo a más de ciento ochenta periodistas, activistas de los derechos humanos y miembros de partidos políticos vinculados a Mir Hossein Mousavi y el ex presidente Jatami, entre ellos Emaddedin Baghi, galardonado con el premio de derechos humanos Martin Ennals 2009.

La defensora de los derechos de las mujeres Mansoureh Shojaee, que es miembro de la campaña Un Millón de Firmas, también fue detenida en su casa el 28 de diciembre, y se encuentra recluida, al parecer sin cargos, en la prisión de Evín. Ebrahim Yazdi, líder del Movimiento por la Libertad de Irán, partido político prohibido, pero tolerado, fue detenido en su casa el 28 de diciembre. Desde entonces, su partido ha anunciado la suspensión de las actividades en dos de sus sitios web por presiones del Ministerio de Información.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

El periodismo siempre pagará caro su derecho a estar en las barricadas para contar la verdad. Vidas truncadas por una ética profesional. Engrosan el libro nunca leido de los notarios honorables de la historia, no el de los encumbrados con el bochorno rosa y de salón. ¡Qué valor tan alto para un precio tan barato!, justo al revés que estos últimos.
Dan

Jack Daniel's dijo...

Dan: es lo que se conoce como gajes del oficio, desgraciadamente.