cabecera_tipográfica_trans

09 noviembre 2009

Activistas palestinos derriban un trozo del muro de la vergüenza


Los palestinos también quieren derribar su "muro de la vergüenza”. Y de hecho lo intentan, el único inconveniente es que allí todavía existen vehículos militares armados hasta los dientes en el otro lado, que te disparan gases lacrimógenos y balas de acero recubiertas de caucho si te ven joderles la obra de ingeniería.

Tal y como sucedía antes en la Alemania del Este.

Vía | kaosenlared

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro y en España tenemos la frontera con Ceuta y Melilla en la que no hay personal armado ni alambres de espinos, y marruecos lleva años construyendo un muro en pleno sahara donde nuestro pais tiene una responsabilidad histórica. Y luego estan los muros burocráticos, esos que impiden la reagrupacion familiar de los inmigrantes o los visados con condiciones imposibles de cumplir. Dicen que el comunismo fracasó pero ¿ cuantas veces ha fracasado el capitalismo? Lo que ocurre es que cuando el capitalismo falla se inyecta miles de millones de euros para salvarlo otra vez y que siga explotando a los seres humanos. Y no olvidemos una cosa, al margen del caracter totalitario que impusieron los lideres comunistas a media europa, a la URSS le costo 20 millones de vidas humanas derrotar al nazismo, sin su intervención quizas ahora estuvieramos en una sociedad europea regida por nazis. En España estuvimos 40 años porque los paises democratas de toda la vida ( Inglaterra, francia,EEUU) prefirieron a un dictador que no les daba problemas y no quisieron derribar el muro franquista.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: los muros siguen existiendo porque los imponen los sistemas, tanto el capitalismo como el comunismo en su día. El hecho de que se haga una contribución en vidas, como ocurrió con la URSS no te da derecho a implantar muros, como tampoco se lo otorga al capitalismo, que también contribuyó en aquella hecatombe con millones de vidas humanas. Los eerorres de unos no podrán nunca justificar el que los otros también los cometan.