cabecera_tipográfica_trans

03 octubre 2009

Se mueren las palomas de la Isla de la Cartuja en Sevilla


Ayer, junto con Jesu, buscábamos escenarios para realizar una entrevista que haremos en unos días junto al Pabellón de México, en lo que fueron las instalaciones de la Expo 92 en la Isla de la Cartuja de Sevilla.

Mientras probábamos ángulos, enfoques e incidencia de la luz casi otoñal de la tarde sevillana, descubrimos esta extraña mortandad de palomas a la que no supimos darle explicación. En un espacio reducido encontramos al menos siete cadáveres de aves, sin aparentes signos de violencia, algunos de ellos muy juntos, casi en contacto los unos con los otros.

Merodeamos por los alrededores e investigamos por si encontrábamos alguna causa que justificara los decesos, tal vez el agua de riego o los abonos para el césped, pero no, todo aparentaba una normalidad absoluta y nos tuvimos que volver con la incógnita sin resolver.

Quizá sea tan simple como decía García Márquez, que para morirse sólo hace falta estar vivo.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

O las hay en exceso y, ante la falta de un devorador que contenga la plaga, un discreto veneno las podría mantener a raya.... Creo yo.

Jack Daniel's dijo...

Anónimo: algo parecido es lo que yo pienso.