cabecera_tipográfica_trans

22 octubre 2009

La mesa camilla del periodismo

No sé si llego tan lejos en mi argumentación, pero sí que creo que poner cara a quién hace las noticias, poderle contactar, dejarle mensajes, tener feedback al instante de los contenidos, abrir vías permanentes de comunicación con algunos lectores...
Considero que cosas así pueden ser
la clave del éxito de un medio. Eso es construir comunidad de relación personal -uno a uno si me apuras- además de posibilitar al periodista conseguir fuentes y descubrir nuevos temas. Todo esto es especialmente posible en la información local o de proximidad.”

Son palabras de Silvia Cobo en un post titulado “Los periodistas también somos personas” a raíz de las severas restricciones que el Washington Post ha impuesto a sus redactores en el uso de las redes sociales.

Y no le falta razón, el periodismo es una conversación y una pare fundamental del trabajo consiste en escucha a los lectores. Creo que es la forma más práctica de que el periodismo sea una profesión apegada a la realidad. Y además no soy capaz de imaginar mejor camino para recuperar la credibilidad que han perdido los medios por méritos propios.

La información debe ser la mesa camilla en torno a la cual charlemos periodistas y lectores.

Tenemos la obligación de encontrar puntos de encuentro con el lector, porque es nuestra responsabilidad recuperar la función social del periodismo. Y nadie lo puede hacer sino nosotros.

2 comentarios:

Félix Soria dijo...

El asunto es complejo. Las redes sociales son lo que son (hay de todo y tomar referencias en ellas puede mover al engaño). En todo caso, el criterio de Washington Post me parece poco inteligente y equivale a cerrar una puerta que, al margen de defenctos, aporta oxígeno y ayuda a conocer inquietudes y demandas.
Y tienes razón en que las redes sociales pueden ser una herramienta útil para que el periodismo recupere esencias y crédito. Pero insisto, en las redes sociales hay que ir con pies de plomo.
Saludos

Jack Daniel's dijo...

Félix: comprendo lo de la precaución y es necesaria, sin duda, pero pueden ser un surtidor de fuentes válidas si se trabajan en condiciones y estupendo canal para conversar con la audiencia.