cabecera_tipográfica_trans

30 agosto 2009

Un asunto de cobardía

“La absoluta incapacidad de la mayoría de los actuales gobernantes latinoamericanos de aceptar los ataques de los medios cercanos a la oposición es uno de sus rasgos más lamentables. Es cierto que algunos de esos periódicos por ejemplo no es que compartan las ideas de la oposición, como ocurre en Europa, sino que forman parte de la oposición y de la vieja oligarquía. ¿Y? Eso no da derecho al Gobierno a intentar eliminarlos del debate público.

(…) Cuando cierras periódicos o televisiones o haces lo posible por estrangularlos económicamente estás reconociendo que tienes miedo a que tus argumentos no lleguen a la gente. Al final, todo es un asunto de cobardía.”

Más en “Kirchner y la censura"


3 comentarios:

Juan Benítez dijo...

Así es, amigo Gregorio. Manos sucias y cobardía. Es el binomio del silencio, el cáncer de la libertad de expresión. Lo curioso es que las personas, individualmente, tienen a no darse cuenta. Desconozco o ignoro por qué sucede así, pero lo veo a diario.

Juan Benítez dijo...

Como habrás supuesto, quería decir "tienden" y no tienen ;)

Jack Daniel's dijo...

Juan, supongo que porque es más fácil y menos complicado mirar para otro lado.