cabecera_tipográfica_trans

06 agosto 2009

Touché

“Ya no hace falta el tipo audaz y con ojo que iba a todos lados con miles de euros en material óptico colgados del cuello. Tampoco el listo que detectaba monjas en el aeropuerto para hacer llegar los carretes a casa. Cualquiera con un teléfono móvil puede captar el «momento» y enviar la imagen en un santiamén. Ni siquiera se exige calidad: lo arregla todo el Photoshop.”

Más en “Sentencia de muerte” por Alfonso Rojo

2 comentarios:

ASC SEVILLA dijo...

Es cierto, también ocurrió con las antiguas empresa de impresión, los telares, los silleros, los herreros, y un largo etc.
La evolución humana tiene como denominador común su capacidad de adaptación ¿son los periodistas una raza superior al margen del resto? evidentemente, no.
Es hora de que el espíritu del periodismo, ese que no necesitaba cientos de euros colgados al cuello, aflore de manera natural y no solo teledirigido por intereses que nada tiene que ver con la profesión, ese periodista que los es por vocación y no solo para ser contratado por un poderoso medio que le indique que debe, o no, hacer, que debe, o no, investigar, que puede, o no publicar, es decir, el acomodado que busca un puesto de trabajo nada más.
Soy de la opinión que cada profesional, desde el más académico hasta el más “autodidacta” tiene que quererse dedicar a su profesión por pura vocación y no solo por puro dinero, eso es lo que falta. Seguramente los vocacionales no le pongan tantas negativas a la obligada “revolución periodística”, aunque es cierto que los periodos de adaptación son complicados, al final, como en la ley de la evolución de las especies, sobrevivirá el que más y mejor se adapte, no el que más medios tenga.
La verdad de todo es que la diferencia entre los que estudian una profesión y los que se dedican a la misma sin titulación, cada vez es menor y deben de ser los primeros los que con su preparación marquen la diferencia, si no lo hacen es que algo falla y no se puede ni se debe pretender que todo lo solucione la colegiación, sobre todo cuando la eficacia de los “no titulados” es infinitamente mayor que la de los “oficialistas”.
¿Cuántos periodistas titulados que trabajan en medios tradicionales que además tienen un medio digital personal para ofrecer las mismas noticias que en su trabajo, pero sin censura? Como siempre, muy pocos. Eso es lo que tiene el miedo y el conformismo….RIP por el periodismo tradicional.

Jack Daniel's dijo...

ASC: bastante de acuerdo con todo lo que dices, aunque aún quedan por solventar algunos problemas que son difíciles de resolver. Como dicen muchos por ahí, el buen periodismo es caro, mantener corresponsales que estén donde se producen los hechos, investigar a fondo sobre una noticia de interés, todo esto sale muy caro y hay que solventar la manera de que los profesionales puedan vivr con dignidad de su trabajo. Se apuntan muchas opciones, pero hasta ahora no aflora ninguna con la suficiente claridad para solventar este problema.
Espero de todas formas que los periodistas sabrán adaptarse a los nuevos tiempos y sobrevivir incluso reinventando la profesión. Porque el hecho de narrar historias es tan antiguo como el hombre y, siempre que haya alguien dispuesto a escucharlas, existirá el periodismo y los periodistas.