cabecera_tipográfica_trans

18 junio 2008

La doble vara de medir de ciertos católicos

El capital-catolicismo ha reaccionado con la mejor arma que tiene, el poder del dinero, contra el humor del programa “Salvados por la Iglesia” de La Sexta por causa de sus continuas mofas a la religión católica.

En respuesta a la campaña orquestada desde la web Hazte oír, El Corte inglés ha retirado toda su publicidad del programa “Salvados por la Iglesia”. Se une así a otras firmas, como Heineken y Seguros Ocaso, que ya secundaron con anterioridad esta iniciativa. La excusa aducida es “las órdenes que tienen todas las televisiones sin excepción de no incluir nuestra publicidad en programas que por su contenido puedan resultar ofensivos y dañar la sensibilidad de determinados grupos sociales de la población española y, especialmente, las de tipo religioso”.

Yo, que me considero un profundo ateo y que me parece que seguir los rígidos dictámenes de una religión, sea la que sea, retrotrae al ser humano a la era de las cavernas antediluvianas, intento ser muy respetuoso con las manifestaciones religiosas de mis iguales, sin que ello suponga en ningún caso dejar de expresar mi punto de vista al respecto con total libertad. Siempre desde el respeto a la libertad de creencias de los demás.

Lo que no me vale, y ya no me lo trago tan fácilmente, es ese criterio tan ampliamente expandido, sobre todo entre los católicos, de aplicar dos varas diferentes de medir según sea el caso. Por ahí no paso.

Y es que, estos señores de Hazte oír, paralelamente a la campaña contra el programa de La Sexta, ponen en marcha una “cadena humana por la libertad de expresión” en defensa del condenado Federico Jiménez Losantos por sus insultos reiterados al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. Cosa que me parece de una hipocresía que raya el insulto a la inteligencia humana.

Si tanto se preocupan por el respeto a las creencias religiosas de los ciudadanos, supongo que no importará cuáles sean las que estos practiquen. Es decir, exigirán el mismo respeto para cualquiera de los muchos cultos con los que los seres humanos se obstinan en desperdiciar su valioso y escaso tiempo.

Por eso no comprendo cómo no se lanzaron a una campaña salvaje y viral contra el hoy defendido y sus empleadores, la COPE y Libertad Digital, cuando se tiró a degüello contra los musulmanes y su religión, el Islam, en infinidad de sus programas y artículos. Actitud que, por cierto, levantó enérgicas protestas entre los propios creyentes cristianos. Incluso se permitieron la nimiedad de publicar una de las famosas caricaturas de Mahoma, que tanto revuelo causaron, en su web. También leí por entonces a muchos medios de tendencia católica agarrándose a la manida libertad de expresión para defender la publicación de unas caricaturas tan ofensivas o más que las alusiones difundidas en la cadena de Mediapro.

No escuché yo entonces la voz de estos cabales “ciudadanos activos” clamando justicia y exigiendo la retirada de los anunciantes por mofa a una religión con millones de creyentes en todo el mundo. Máxime cuando desde el mismísimo Vaticano se le exige a la cadena episcopal la búsqueda del diálogo y el entendimiento con el Islam.

Lo de las dos varas de medir de la Santa Madre Iglesia viene de muy lejos y ya no sorprende a nadie, sólo hay que efectuar un repaso a los diferentes acuerdos Iglesia-Estado habidos a lo largo de la historia.

Lo que sí me deja perplejo es que prestigiosas firmas, que desconocen con total seguridad la filiación religiosa de la mayoría de sus consumidores, se involucren en una campaña, cuando ha habido ocasiones más que sobradas para hacer lo mismo con otras manifestaciones religiosas igual de respetables y no se ha conocido actuación alguna por su parte.

Quizás lo más comprensible de todo sea el posicionamiento de la cervecera Heineken, por aquello de que los musulmanes no ingieren alcohol y no les va ningún interés económico en ello. Y es que la pasta siempre será la pasta.

Por lo que se ve, cada día se hace más necesaria la tan anunciada reforma de la Ley de Libertad Religiosa. Esperemos que no se quede corta.

4 comentarios:

LP dijo...

La Santa y Madre Iglesia tiene el cuello tan estrecho y largo que sólo traga con los bocados que saben a dinero!
Buen trabajo , como siempre, Jack!

moro num pais tropical dijo...

Buen post, Jack!Por cierto dónde andas, que yo sepa hoy no es fiesta ni nacional ni local???Q raro que no hayas escrito hoy,no?

Un saludo a tod@s

Jack Daniel's dijo...

Gracias, acabo de llegar de Madrid y no he tenido tiempo de actualizar. Mañana intentaré agilizar la tarea, hoy estoy reventao.
Un abrazo.

Jack The Ripper dijo...

Yo estoy en contra e la iglésia y en m opinión esta religión poco a poco está cada vez más acabada.

La iglésia católica

os dejo este post